Fútbol Europeo

Antoine Griezmann, el niño flaco y pequeño

Antoine Griezmann, el niño flaco y pequeño

Antoine Griezmann debutó como profesional en la Real Sociedad de España.

Los inicios de Antoine Griezmann en el fútbol estuvieron marcados por la falta de oportunidades debido a su reducida contextura física.

>> Antoine Griezmann: ?No necesito irme del 'Atleti' para aspirar a lo más alto?

Tenía 12 años y no era el mejor, ni estaba cerca de serlo. Un niño flaco y pequeño, con poca potencia, era difícil que se destaque ante congéneres más desarrollados. Antoine Griezmann soñaba con jugar en el Olympique de Lyon, un club que dominaba el fútbol francés y al que seguía en las gradas del estadio Gerland, en los partidos de la Champions League.

?Sí, me llamaron (de Lyon), pero me dijeron que era muy pequeño, que tenía que esperar y que tenía que jugar un año con el equipo de mi pueblo y luego ya irme con ellos?, recuerda Griezmann cada vez que le preguntan por qué no desarrolló el inicio de su carrera en Francia.

Antoine debutó como futbolista profesional en España, exactamente en San Sebastián. Una historia que comenzó en el 2004, cuando estaba por cumplir 14 años y un ?caza talentos’, que lo vio en un partido de prueba en el Montpellier, le dio una tarjeta para que se la llevará a sus padres, en la que lo invitaban a pasar una prueba en la cantera de la Real Sociedad.

Foto: Getty Images Foto: Getty Images

Griezmann hizo todas las etapas en las categorías inferiores de la Real Sociedad, pero nunca fue considerado uno de los jugadores con más proyección para?los técnicos. El destino del francés cambió el día que el entrenador uruguayo Martín Lasarte lo llamó para completar el plantel del primer equipo en la pretemporada de 2009. Varias lesiones de compañeros permitieron que realizase la pretemporada con el primer equipo, cuando no estaba previsto que lo hiciese.

Lasarte, quien también hizo debutar a Luis Suárez en Nacional de Montevideo, nunca ha negado que fue el azar lo que le hizo elegir a Griezmann, necesitaba un reemplazo del extremo izquierdo y el del filial estaba lesionado, por lo que llamó al sustituto de éste, que era el francés y del que sólo conocía el nombre.

La capacidad para tomar decisiones, concentración y técnica que exhibió Griezmann en los amistosos convencieron al entrenador uruguayo para solicitar su permanencia?en el plantel principal. Una solicitud que sorprendió a los directivos del club vasco, que dudaron de un jugador que ni siquiera había logrado ser titular en el filial.

Foto: Getty Images Foto: Getty Images

El tiempo le dio la razón a Lasarte. Griezmann se convirtió en uno de los jugadores más destacados que consiguió el ascenso a la Liga y empezó a ser valorado en su país. ?Antoine Griezmann ha acortado sus vacaciones. Los técnicos le habían concedido dos semanas de vacaciones tras haber conseguido proclamarse campeón de Europa sub 19 con Francia, pero él ha decidido acortar esas vacaciones y ya está trabajando en Zubieta?, informó la web de la Real Sociedad a mediados del 2010.

"Quiero ver el nivel que tengo jugando contra los mejores. Estoy feliz, con muchas ganas", declaró Griezmann. Una actitud que algunas temporadas más tarde llevarían a la Real Sociedad a la Champions League. Un torneo que el francés estuvo muy cerca de levantar la última temporada, pero los penales ante Real Madrid le dijeron que no al francés y al Atlético de Madrid.

Semanas más tarde, la Eurocopa no le otorgó una revancha, a pesar de los?cinco goles que anotó y colocaron a Francia?en la gran final del torneo que le tocó organizar. Un país en el que Griezmann no encontró las oportunidades que sí le dieron en San Sebastián, un lugar al que le guarda gratitud eterna.?"Llegué con 13 años. He pasado 10 años que han sido increíbles", expresó Griezmann para despedirse de la afición de la Real Sociedad, a donde llegó como un niño flaco y pequeño.

Descentralizado
Descentralizado

La emotiva despedida de una hincha en Chile al refuerzo de Cristal

La emotiva despedida de una hincha en Chile al refuerzo de Cristal

Sporting Cristal espera la llegada de su fichaje a más tardar el jueves para que se sume a la pretemporada del equipo

>> Universitario espera fichar antes del cierre del libro de pases

Es inminente la llegada de Omar Merlo a Sporting Cristal. El defensor chileno de 30 años que militó en el Deportivo Huachipato desde el 2012 llegará a más tardar el jueves a Lima para sellar su incorporación al cuadro celeste.

El zaguero central, con paso también por Colón de Santa Fe, River Plate y Platense (Argentina), y por Unión San Felipe (Chile), llega a Sporting Cristal por pedido expreso del entrenador Mario Salas, quien lo conoce por haberlo entrenado en Huachipato durante el 2014.

Conocida su salida de los 'Acereros', una hincha llegó hasta el campo donde entrena el equipo para darle una emotiva despedida.

"Gracias. Te queremos Omar. Gracias por todo lo que nos entregaste", dice la fanática que tiene entre sus manos una pancarta dedicada también al futbolista.

 

Fútbol Europeo
Fútbol Europeo

Ribéry y la historia de la cicatriz que le dio carácter y fuerza

Ribéry y la historia de la cicatriz que le dio carácter y fuerza

Foto: Getty Images

Franck Ribéry brindó una entrevista a Canal+ de Francia, donde detalló lo que vivió en su niñez

>> La exigencia de Aubameyang que cansó al Borussia Dortmund

Franck Ribéry, desequilibrante atacante francés del Bayern Munich, narró los difíciles momentos que vivió por la cicatriz que le dejó en su rostro un accidente automovilístico que sufrió cuanto tenía dos años.

Fueron 100 puntos de sutura que le dieron por el fuerte golpe de su cabeza contra el parabrisas del vehículo en el que viajaba con sus padres adoptivos; fue abandonado por sus padres biológicos en un convento de monjas.

Sin embargo, la cicatriz, más allá de llevarlo "a un rincón a llorar", le forjó parte de su personalidad, según contó Ribéry en una entrevista a Canal+ de Francia.

"Eso fue lo que me dio este carácter y esta fuerza. Porque cuando eres chico y tienes una cicatriz como esta, no es fácil. La forma en la que las personas te ven, las críticas… Mi familia sufrió por esto", señaló el futbolista galo.

"La gente dice: 'mira lo que tiene esa cara, mira su cabeza, qué es esa cicatriz, es feo…'. Adonde sea que iba, la gente siempre me miraba. Y no porque era buena persona, no porque mi nombre es Franck, no porque era bueno para jugar fútbol, sino por la cicatriz", añadió Ribéry.