Liga Española

Paulinho: El volante que faltaba

Paulinho: El volante que faltaba

Foto: Getty Images

Se llama Paulinho. Fue compañero de Paolo Guerrero en Corinthians. Juntos salieron campeones del Mundial de Clubes, ganándole a Chelsea en la final con gol del peruano.

>> Con enfado, Rivaldo protege a futbolistas del Barcelona

Después fichó por el Tottenham e inesperadamente se fue a jugar dos años a China, donde nadie lo vio, salvo Tité, quien le dio la confianza para volver a la Selección (lo había tenido precisamente en ese equipo del 'Timao' campeón) y destacó a todas luces.

Hoy no es Tite quien ha confiado en su calidad como jugador. Es nada menos que el Barcelona. Y es precisamente el jugador que le faltaba y la zona en la que hace tiempo dejó de ser el mejor equipo del mundo: el mediocampo.

Paulinho es el volante que le faltaba al equipo culé. Un 8 que la quita como si fuese un 6 y elabora como si fuera 10. Un mixto. Y a eso le suma una característica más: también acaba las jugadas como 9. Lo hace en Brasil.

Es, en síntesis, un futbolista que conoce esas tres posiciones del campo y en todas rinde por arriba de los 7 puntos. ¿Qué otro jugador mejor que Paulinho podía fichar el Barcelona? Con esas virtudes, difícil encontrar otro.

Barcelona no necesitaba un jugador desequilibrante (ya tiene a Messi), tampoco un goleador (ya tiene a Suárez) y mucho menos uno de primer pase (ya tiene a Busquets), necesitaba un futbolista que conozca todas las posiciones del mediocampo y resuelva con lectura lo que pide cada jugada. Y ese es Paulinho. Creemos que será la reina en el ajedrez del equipo de Valverde.

La gran incógnita será a quién sentará Valverde. Posibilidades hay muchas. Que Iniesta juegue como extremo por izquierda o que Paulinho ingrese por Rakitic para formar el trío Busquets-Paulinho-Iniesta.

El brasileño creemos que es la pieza que le faltaba al rompecabezas del Barcelona.

Descentralizado
Descentralizado

La emotiva despedida de una hincha en Chile al refuerzo de Cristal

La emotiva despedida de una hincha en Chile al refuerzo de Cristal

Sporting Cristal espera la llegada de su fichaje a más tardar el jueves para que se sume a la pretemporada del equipo

>> Universitario espera fichar antes del cierre del libro de pases

Es inminente la llegada de Omar Merlo a Sporting Cristal. El defensor chileno de 30 años que militó en el Deportivo Huachipato desde el 2012 llegará a más tardar el jueves a Lima para sellar su incorporación al cuadro celeste.

El zaguero central, con paso también por Colón de Santa Fe, River Plate y Platense (Argentina), y por Unión San Felipe (Chile), llega a Sporting Cristal por pedido expreso del entrenador Mario Salas, quien lo conoce por haberlo entrenado en Huachipato durante el 2014.

Conocida su salida de los 'Acereros', una hincha llegó hasta el campo donde entrena el equipo para darle una emotiva despedida.

"Gracias. Te queremos Omar. Gracias por todo lo que nos entregaste", dice la fanática que tiene entre sus manos una pancarta dedicada también al futbolista.

 

Fútbol Europeo
Fútbol Europeo

Ribéry y la historia de la cicatriz que le dio carácter y fuerza

Ribéry y la historia de la cicatriz que le dio carácter y fuerza

Foto: Getty Images

Franck Ribéry brindó una entrevista a Canal+ de Francia, donde detalló lo que vivió en su niñez

>> La exigencia de Aubameyang que cansó al Borussia Dortmund

Franck Ribéry, desequilibrante atacante francés del Bayern Munich, narró los difíciles momentos que vivió por la cicatriz que le dejó en su rostro un accidente automovilístico que sufrió cuanto tenía dos años.

Fueron 100 puntos de sutura que le dieron por el fuerte golpe de su cabeza contra el parabrisas del vehículo en el que viajaba con sus padres adoptivos; fue abandonado por sus padres biológicos en un convento de monjas.

Sin embargo, la cicatriz, más allá de llevarlo "a un rincón a llorar", le forjó parte de su personalidad, según contó Ribéry en una entrevista a Canal+ de Francia.

"Eso fue lo que me dio este carácter y esta fuerza. Porque cuando eres chico y tienes una cicatriz como esta, no es fácil. La forma en la que las personas te ven, las críticas… Mi familia sufrió por esto", señaló el futbolista galo.

"La gente dice: 'mira lo que tiene esa cara, mira su cabeza, qué es esa cicatriz, es feo…'. Adonde sea que iba, la gente siempre me miraba. Y no porque era buena persona, no porque mi nombre es Franck, no porque era bueno para jugar fútbol, sino por la cicatriz", añadió Ribéry.