Resto de Europa

Isco mejora a sus compañeros como lo hacía Zidane

Isco mejora a sus compañeros como lo hacía Zidane

Foto: Getty Images

A diferencia de la temporada pasada, esta vez Isco no tiene que demostrarle nada a nadie. Cuando vuelva Cristiano, no hay dudas: debe salir Bale.

>> Real Madrid levanta la Supercopa  

Isco armoniza todo. Da sentido a cada pieza y función del Real Madrid. Su presencia aporta pausa, serenidad y a un equipo que muchas veces abusa de la velocidad le aporta esa cuota de inteligencia que demanda todo conjunto para hacer mejor a los demás. Algo distinto ocurre con Bale. Para muchos un beneficiado por lo que costó su ficha y un consentido evidente de Florentino. Si quiere ver jugadas, piense en Bale; si quiere ver fútbol, mire a Isco.

En Macedonia, Isco volvió a dar un recital. Inició una pared con Bale, que él mismo culminó, y recibió el premio de mejor jugador de la final de Supercopa europea ante Manchester United. Cuando recibe en el último tercio de la cancha, como ocurrió en el segundo tanto madridista, se nota su conocimiento del juego, propio de la confianza que le ha inyectado Zidane. Su puesto de titular se lo ganó a pulso, como el mismo reconoce, y salvo una decisión desde el palco del club, el malagueño debe ser indiscutido como lo fue en Cardiff.

Nadie merece más ese puesto que Isco. Sería una injusticia muy grande que ‘Zizou’ piense en optar nuevamente por el galés. Es evidente que con Bale el Madrid juega peor y con Isco es una auténtica maravilla. Da más gusto ver al equipo blanco con él entre los once.

Durante la campaña anterior, Isco consiguió anotar solo 11 goles. De cualquier forma, Isco no es un futbolista para medirlo por números. En cambio, sí por influencia, magia y por potenciar a cada uno de los interpretes que juegan por su lado.