Fútbol Mundial

Chapecoense: En la tragedia, no hay lugar para los rivales

Chapecoense: En la tragedia, no hay lugar para los rivales

Foto: Getty Images

Hace un año, en Colombia se registró una de las páginas más negras del fútbol. Dentro del desastre que significó la caída del avión del Chapecoense, la familia de este juego alzó la voz y la mano en son de solidaridad con los brasileños.

>> Desde Róterdam, las sensaciones de Renato Tapia tras clasificar al Mundial

En la tragedia no existen rivales, opositores, equipos chicos o cuadros grandes. Sólo manos extendidas, el nosotros por delante del yo y testimonios de ayuda. Si se trata de fútbol, claro. Cuando algún equipo desfallece, no asoman los bandos políticos. Tampoco los capitalistas, comunistas o fervientes creyentes de una cultura.

Este juego es tan sano, tan nuestro, que hace un año nos arañó el alma. Nos golpeó, sin cesar, hasta las entrañas. A ti, a mí y a todo aquel que ama a una pelota por sobre casi todas las cosas. Ya sea de cuero, de trapo o de papel. El balón es de todos. De absolutamente todos los que sintieron el dolor del humilde cuadro de Chapecoense como suyo y que automáticamente, sin dudarlo, pusieron su corazón al servicio de todos los identificados con el querido conjunto brasileño. A esa tropa de guerreros que, con poco presupuesto reunido y muchos galones de amor propio, alcanzaron una final continental para revelarnos que aún existen esperanzas en este mundo; pues el dinero compra mucho, pero no lo consigue todo.

A decir verdad, todavía no caigo. Me cuesta redactar líneas y rememorar los nombres de Danilo, Cléber Santana o Rangel. Ahora, cualquier otra noticia pasa a un segundo plano. Sin embargo, me fortalece saber que la familia del fútbol puede ser tan pura y solidaria. Observar como Atlético Nacional solicitó el título sudamericano al ‘Chape’ o que Corinthians se ofreció prestarle futbolistas a la escuadra afectada, son acciones que no siempre se desarrollan en otras disciplinas de la vida.

Entonces, a los que sigan diciendo que “el fútbol no es más que 22 ‘cojudos’” persiguiendo una pelota", hay que hacerles oídos sordos; dado que jamás lo van a entender. Ni siquiera intenten explicárselo. Es como decir que la música es sólo ruido o que un buen plato es sólo una gran receta. Por tanto, muchachos, hay que escarbar un poco más; dado que detrás de los futbolistas que defienden los colores de un equipo figura un verdulero que alienta a los 70 años, una economista que anima a los 36, un niño apasionado de 8, una mística, una ideología, una razón, un corazón.

Ese mismo corazón que en su momento, con los tintes de otra bandera, se encargó de unir las partes de un país separatista. España es una nación testaruda. Es como una cadena oxidada, que sigue sujetada por la geografía, aunque en cualquier instante puede ser desintegrada. Por su gente, solamente; porque aún no son conscientes del extraordinario país que poseen.

¿A qué viene todo esto? En 2010, cuando Andrés Iniesta rompió el maleficio impartido por décadas, puesto que España era una lágrima en los Mundiales, los catalanes se olvidaron por algunos días que provenían de Barcelona o Girona y los vascos que eran de Bilbao o San Sebastián. De hecho, el ‘Cerebro’ marcó el gol de toda España y directamente reunió las ciudades. Iniesta desde Sudáfrica no sólo espantó fantasmas, sino que también fue presente y lugar, dentro de la cantidad de metros que regulan el Estadio Soccer City de Johannesburgo hasta la madre patria.

Que se entienda. No soy brasileño, ni mucho menos. Tampoco tengo el color ‘verde’ como favorito. Pero hoy, nuevamente, mi corazón está con el club Chapecoense. Ese equipo chico que en el campo de juego se comportó como un cuadro grande y cuya tragedia nos demostró que la solidaridad se antepone a las siempre adheridas rivalidades que nos impone el mundo del fútbol.

 

Fútbol Europeo
Fútbol Europeo

Goleada amarga para el PSG: Neymar Jr se retira del campo entre lágrimas

Goleada amarga para el PSG: Neymar Jr se retira del campo entre lágrimas

Foto: Getty Images

A nueve días de la vuelta de octavos de final de la Champions League entre el PSG y Real Madrid, Neymar Jr salió en camilla y llorando durante el duelo del cuadro parisino frente al Marsella.

>> 561 días después, Guardiola campeona con el Manchester City

El PSG goleaba a su clásico rival en Francia, Marsella y sobre el minuto 77, la sonrisa por el marcador se borró por una lesión. Tras un choque con Sarr, Neymar Jr  pisó mal y se torció el tobillo y tras algunos minutos de ser atendido en el campo de juego, se retiró en camilla y entre lágrimas. Al salir, todo el Parque de los Príncipes en completo silencio y preocupación. En especial por que la presencia de Neymar frente al Real Madrid es crucial.

En cuanto el PSG sumó una nueva victoria en la Ligue 1 por 3-0 frente al Olympique de Marsella. Los goles llegaron por parte de Mbappé (10’), Rolando en propia puerta (27’) y Cavani (55’). Con este resultado, el PSG suma 71 unidades y es puntero absoluto de la Ligue 1 con 14 puntos de ventaja sobre su escolta el Mónaco.

Recordemos que el compromiso entre París Saint-Germain y Real Madrid por la vuelta de los octavos de final de la Champions League en el Parque de los Príncipes será dentro de nueve días, martes 6 de marzo. El cuadro español cuenta con la ventaja global sobre los parisinos por 3-1.

Descentralizado
Descentralizado

Herrera comandó la goleada de Cristal a Comerciantes en el Alberto Gallardo

Herrera comandó la goleada de Cristal a Comerciantes en el Alberto Gallardo

Foto: Sporting Cristal

El gol tiene nombre y apellido en Sporting Cristal: Emanuel Herrera. El delantero anotó dos tantos en la goleada (3-0) que le propinó el equipo rimense a Comerciantes Unidos en el estadio Alberto Gallardo por la tercera jornada del Torneo de Verano.

>> Sergio Peña se acerca a la Liga española con Gareca en la tribuna

Con Chilavert como entrenador, Comerciantes Unidos entró a la cancha con una atención paraguaya para defender. El plan de partido se dejó notar desde el inicio: esperamos a Cristal y tratamos de contragolpear para sorprender al equipo celeste mal parado. Lo hizo de manera correcta hasta que a los 15 minutos López cayó en el área y el árbitro pitó penal. Fue penal. Sin discusión.

Emanuel Herrera se encargó de anotar el 1-0. Sin ser superior en el trámite del tiempo que había transcurrido, aunque con la posesión absoluta de la pelota, Cristal ganaba en el Gallardo. A los 30' llegó el segundo tanto. Otro regalo que Comerciantes. Banana Ruiz cogió la pelota, se le escurrió de las manos y Herrera, parado frente a él, aprovechó el error y lo convirtió en el 2-0. 

Cristal tiene una idea de juego que está relacionada a la que ha mostrado en los últimos años; sin embargo, es un equipo que por momentos equivoca el camino, independientemente que mantenga la posesión, porque retrocede en muchas ocasiones la pelota cuando la jugada está cerca al área rival. Lo que parece un ataque, termina en los pies de los centrales. 

Gabriel Costa marcó el tercer tanto y luquidó la historia del partido. A los 55 minutos se acabó el partido. Costa, el culpable. El resto de tiempo Cristal manejó y controló el partido a su antojo ante un Comerciantes sin rebeldía. Cristal ya no se esforzaba. Buscó el cuarto gol hasta los 90 minutos, aunque sin despeinarse. Y los de Cutervo parecía que esperaban el pitazo final para no jugar más.