Descentralizado

¿Por qué Blackburn y no Succar?

¿Por qué Blackburn y no Succar?

Foto: Sporting Cristal

¿De quién es la responsabilidad de que Alexander Succar no se haya quedado en Cristal? Ojo, no vamos a decir que con el delantero nacional Cristal iba a clasificar a octavos de final de la Copa Libertadores. Que hubo un problema de gol notorio, es cierto; sin embargo, el desequilibrio futbolístico y emocional del equipo no lo iba a cambiar Alexander.

La respondabilidad es compartida. Por un lado, la dirigencia rimense. ¿Por qué? Lo vamos a interpretar.

Ningún dirigente piensa en contratar mal. Más bien, busca al mejor futbolista según lo requerido. En la elección pueden suceder dos cosas: que se equivoque o que acierte. En el recorrido de ese camino existen dos cosas. La primera es la sobrevalorada estimación por la experiencia de quién contratan. Las características y, sobre todo el momento, deberían estar por encima de la edad o los torneos en los que jugó. La segunda es la necesidad de la directiva de demostrar que tienen la razón.

>> Más problemas para la Selección Peruana: Miguel Araujo se lesionó en el partido de Alianza Lima

Por tanto, el entrenador, en muchas ocasiones, está sometido a colocar al extranjero en lugar del futbolista nacional. Y se les entrega el triple de oportunidades incluso conociendo que pasan por un mal momento. Por ejemplo, el año pasado, Mariano Soso entregó miles de oportunidades a Santiago Silva, algo que parece no haber pensado con Alex Succar. Lo mismo sucedió en la U. Se le dio un sinfín de chances al colombiano García y se regaló a Dulanto.

Es evidente que si uno juega 40 partidos, anote 10 goles. Pasó lo mismo este año con Succar. Vieron la necesidad de tener un delantero de afuera y este (Blackburn) terminó más tiempo en la banca de suplentes que en la cancha. ¿Por qué tanta oportunidad al extranjero y no al joven nacional? Por ego. La necesidad de demostrar que tuviste razón.

También existe respondabilidad del entrenador. Si bien en Cristal no se cansan de decir que Succar quería irse prestado para tener oportunidades de jugar, Chemo del Solar se equivocó. Y no es para matarlo, ojo. Un error lo comete cualquiera. El tema es que ahora debe reconocer que tomó una decisión equivocada. Tanto él como la dirigencia. Y no lo decimos únicamente porque a Succar le esté yendo bien (de hecho ha sido convocado a la Selección Peruana) y a Blackburn e Ifrán mal, sino básicamente porque no entendemos cómo Chemo ni la dirigencia vio potencial en un futbolista que, a nuestro criterio, se acoplaba mejor al estilo de juego que pretende Del Solar. Gareca se encargó de desnudar el error de Lombardi y compañía

Ni hablar de las estadísticas. Es lamentable que en el Perú sigan existiendo dirigentes que interponen sus sueños por encima del futuro de su propio club. De sus propios jugadores. Ni qué hablar de los excesos que se cometen con los derechos de formación.