Fútbol Peruano

Gustavo Rodas: ¿Qué fue del subcampeón peruano que opacó a Lionel Messi?

Gustavo Rodas: ¿Qué fue del subcampeón peruano que opacó a Lionel Messi?

¿Te imaginas a algún jugador que supere en talento a Lionel Messi? En Rosario existió uno que a los 13 años fue catalogado como ‘La Perla de Ñuls’: Gustavo Rodas. Por estos días, casi no quedan rastros de aquella gambeta por la que un directivo vendió a Messi

Hasta el sol de hoy, más de un suspiro debe generar en Rosario escuchar el nombre de Gustavo Rodas. Actualmente con 31 años en el bolso y perdido en la sexta división de Japón. ¡Sexta! Según diversas fuentes, a la corta edad de 13 años pintaba para marcar una era en el fútbol, porque era distinto al resto y superaba en juego, incluso, a un tal Lionel Messi.

Sin ánimo de dañar susceptibilidades, quizá Rodas sea el desperdicio más grande del fútbol argentino. Hábil como pocos para conducir un balón y tan rico en talento como pobre de mente. Sin duda,  una evidencia consistente de que el fútbol es un deporte que empieza en la cabeza y termina en los pies; y no viceversa.

Tan bueno era Rodas en Newells Old Boys que su presidente en aquella época, Ernesto López, optó por vender a Messi (con solo 12 años) porque en las inferiores de su equipo “había uno mejor” que el pequeño Lionel, dado que la mayoría de flashes iluminaban a Gustavo Rodas, perteneciente a la categoría 86 del club.

Seguramente aquel debe ser el error más grave, por no decir escandaloso, que cometió en su carrera el directivo López. No solo se equivocó de carta ganadora y, evito algunos tratamientos de crecimiento, sino que lo barato le salió caro. Muy caro. Regaló a Messi con lazo de regalo y dicho disparate se recordará hasta la eternidad por los millones de euros que dejó de cobrar Ñuls por la ceguera del directivo.

Demás está repasar la trayectoria de Messi, propietario único de cinco Balones de Oro y de múltiples trofeos, a diferencia de Rodas. El popular ‘Billy’ desaprovechó más de una oportunidad de brillar en sus equipos y de lucir la camiseta del seleccionado argentino por sus frecuentes indisciplinas. No es secreto que luego de convertirse en figura en el Sudamericano Sub 17 de Bolivia, Rodas se ausentó a más de una convocatoria de su país. Por lo tanto, sus actos repercutieron en su futuro y nunca pudo despegarse la etiqueta de promesa.

Pasaron más de 10 años de la torpeza de López y el máximo éxito de Rodas se selló en Perú. Consiguió un subcampeonato con el humilde León de Huánuco y su hoja de servicios revela que desfiló por escuadras de Colombia, Ecuador y China. Después pasó por Estudiantes Río Cuarto de la sexta división de Argentina, también por Wilstermann de Bolivia para terminar en Esperanza SportsClub de la sexta categoría de Japón.

A estas alturas es irónico. En 18 años las vidas de Rodas y Messi dieron un giro de 360 grados. Messi es adorado en Barcelona y apunta a mejor futbolista de la historia mientras Rodas involuciona. No es más la promesa de Ñuls y ahora lucha por no ahogarse en lo más hondo de las rememoras. Evidentemente cruzaron éxitos y a Rodas solo se le recuerda por la inmensidad que alcanzó Messi.