Peruanos en el exterior

Wilstermann de Roberto Mosquera derrotó al mejor de la Copa Libertadores

Wilstermann de Roberto Mosquera derrotó al mejor de la Copa Libertadores

Fotos: Getty Images

Un solitario gol de Gilbert Álvarez a los 41 minutos dio la victoria al Jorge Wilstermann, dirigido por el peruano Roberto Mosquera, sobre Atlético Mineiro de Brasil en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

El partido de vuelta se jugará el próximo 9 de agosto en cancha de Mineiro.

> Se acabó el sueño de Alianza Lima: Claudio Pizarro seguirá su carrera en Europa

Fue un partido con dominio del equipo de Mosquera. Sin embargo, sufrió para elaborar jugadas de ataque. Falto de ideas y con problemas para la finalización correcta de las acciones. De hcho, los bolivianos tuvieron más aproximaciones al área brasileña que ocasiones creadas a partir del juego hilvanado.

El equipo de Mosquera terminó sufriendo de manera innecesaria por algunas jugadas cercanas al área del equipo de Brasil. Por ejemplo, sobre el final, hubo un tiro libre que terminó en un centro al área en el que el equipo contrario logró rematar de cabeza y la pelota pasó cerca al pórtico local.

Hubo un penal que el árbitro del partido no cobró a favor del cuadro de Mosquera por una mano en el área brasileña. "No nos cobraron un penal", dijo Rudy Cardozo.

Fue, de todas maneras, un resultado importantísimo para Wilstermann debido a que se enfrentó al mejor equipo de la fase de grupos de la Copa Lobertadores. La ventaja no ha sido amplia, pero sí necesaria para preparar el partido en Brasil.

El ganador de esta llave enfrentará al vencedor de la disputa entre River Plate y Guaraní de Paraguay.

1-0 - Gol Gilbert Álvarez 40' PT

 

 

 

 

Descentralizado
Descentralizado

La emotiva despedida de una hincha en Chile al refuerzo de Cristal

La emotiva despedida de una hincha en Chile al refuerzo de Cristal

Sporting Cristal espera la llegada de su fichaje a más tardar el jueves para que se sume a la pretemporada del equipo

>> Universitario espera fichar antes del cierre del libro de pases

Es inminente la llegada de Omar Merlo a Sporting Cristal. El defensor chileno de 30 años que militó en el Deportivo Huachipato desde el 2012 llegará a más tardar el jueves a Lima para sellar su incorporación al cuadro celeste.

El zaguero central, con paso también por Colón de Santa Fe, River Plate y Platense (Argentina), y por Unión San Felipe (Chile), llega a Sporting Cristal por pedido expreso del entrenador Mario Salas, quien lo conoce por haberlo entrenado en Huachipato durante el 2014.

Conocida su salida de los 'Acereros', una hincha llegó hasta el campo donde entrena el equipo para darle una emotiva despedida.

"Gracias. Te queremos Omar. Gracias por todo lo que nos entregaste", dice la fanática que tiene entre sus manos una pancarta dedicada también al futbolista.

 

Fútbol Europeo
Fútbol Europeo

Ribéry y la historia de la cicatriz que le dio carácter y fuerza

Ribéry y la historia de la cicatriz que le dio carácter y fuerza

Foto: Getty Images

Franck Ribéry brindó una entrevista a Canal+ de Francia, donde detalló lo que vivió en su niñez

>> La exigencia de Aubameyang que cansó al Borussia Dortmund

Franck Ribéry, desequilibrante atacante francés del Bayern Munich, narró los difíciles momentos que vivió por la cicatriz que le dejó en su rostro un accidente automovilístico que sufrió cuanto tenía dos años.

Fueron 100 puntos de sutura que le dieron por el fuerte golpe de su cabeza contra el parabrisas del vehículo en el que viajaba con sus padres adoptivos; fue abandonado por sus padres biológicos en un convento de monjas.

Sin embargo, la cicatriz, más allá de llevarlo "a un rincón a llorar", le forjó parte de su personalidad, según contó Ribéry en una entrevista a Canal+ de Francia.

"Eso fue lo que me dio este carácter y esta fuerza. Porque cuando eres chico y tienes una cicatriz como esta, no es fácil. La forma en la que las personas te ven, las críticas… Mi familia sufrió por esto", señaló el futbolista galo.

"La gente dice: 'mira lo que tiene esa cara, mira su cabeza, qué es esa cicatriz, es feo…'. Adonde sea que iba, la gente siempre me miraba. Y no porque era buena persona, no porque mi nombre es Franck, no porque era bueno para jugar fútbol, sino por la cicatriz", añadió Ribéry.