Selección Peruana

¿Por qué Iván Bulos?

¿Por qué Iván Bulos?

Foto: FPF

Si existe una interpretación correcta de las convocatorias de Gareca esa es que no necesariamente se utilizan los mismos criterios para citar a los futbolistas a la Selección.

>> OFICIAL: Jefferson Farfán presente en la lista de 26

Por ejemplo, futbolísticamente Farfán es uno de los mejores futbolistas peruanos de los últimos años en la Selección; sin embargo, al no tener continuidad, sumado a otros factores, no era convocado. Pero sí fueron llamados Benavente, Carrillo, Rodríguez que en muchos momentos tampoco tuvieron presencia en sus respectivos equipos.

El llamado de Iván Bulos ha sido una sorpresa para todos. Si debe o no estar en la convocatoria es algo que como periodistas no nos corresponde responder. Sí, en cambio, estamos obligados a averiguar por qué está en la lista o en todo caso interpretarlo.

Bulos es un futbolista de área. Fijo. Aunque puede, no es un delantero que se mueva por todo el frente de ataque con el mismo desenvolvimiento en todos los sectores de arriba. Sus características son más parecidas a Guerrero. Un 9 que finalice jugadas.

Alex Succar, que estuvo en la convocatoria de los amistosos contra Paraguay y Jamaica, en cambio, es un delantero más parecido a Raúl Ruidíaz: hábil, rápido, que se mueve por todo el frente de ataque.

Sin embargo, al tener a Ruidíaz en la convocatoria, consideramos que la decisión de Gareca de optar por Bulos es porque contra Bolivia no hay otro delantero igual a él. Recordemos que contra los del altiplano Guerrero no estará por acumulación de tarjetas amarillas. Recién podrá jugar ante Ecuador.

En ese sentido, uno imagina un partido empatado 0-0 a los 70 minutos en el que el ingreso de Bulos puede otorgarle un arma distinta de finalización de jugadas a Perú: el juego aéreo, que es además una de las principales virtudes de Iván.

Todo llamado tiene un por qué. Cada jugador tiene una responsabilidad según lo que el trámite del partido pide. Y creemos que Gareca pensó en Bulos como posibilidad de tener un centrodelantero fijo en el área dada las circunstancias que el juego planteé.