Selección Peruana

¿Por qué Perú merece clasificar hoy al Mundial de Rusia?

¿Por qué Perú merece clasificar hoy al Mundial de Rusia?

Foto: Esthefania Bedoya

Es injusto estacionarse en un solo partido. Aquella mezquindad de valorar un proceso por solo noventa minutos es de pobres. Perú, o su colectivo, no llegó hasta esta instancia por el empate contra Nueva Zelanda. Arribó al repechaje tras batallar contra rivales de primer mundo y después de antagonizarse frente a mitos que parecían inquebrantables.

Ricardo Gareca irrumpió con su optimismo en un país donde reina el escepticismo. Cuando nadie creía en el futbolista peruano, él apostó, volviendo el desafío de llevarnos al Mundial en el máximo reto de su vida. Hoy estamos a puertas. No por empatar tres choques seguidos, ante Argentina, Colombia y Nueva Zelanda, sino por todo un proceso donde nos recordó quiénes éramos. El argentino recobró nuestro sentido de pertenencia y estilo, aquel que triunfó entre los años 70’s y 80’s, pidiendo que la pelota ruede siempre por el piso, dado que la física indica que no existe jugador más rápido que el propio balón de fútbol.

La táctica depende de los futbolistas y los futbolistas de la pelota. Los peruanos obedecieron planes que fueron ejecutados a la perfección. Tuvimos actuaciones excepcionales como la de Cueva en Asunción, la de Yotún ante Uruguay o la de Alberto Rodríguez en Quito. Evidentemente no olvidamos a Paolo, el futbolista más determinante de Perú en todas las Clasificatorias. Sin embargo, cada una de las individualidades fueron potenciadas por los reconocidos colectivos, ideados por Ricardo Gareca.

>> Con 2 cambios, el '11' de Perú para buscar clasificación ante Nueva Zelanda

Perú fue más freno que juego en Wellington, pero no olvidemos que cerramos en casa. El marcador es lo mejor que nos trajimos, a pesar del pesimismo. Ricardo Gareca armó un modelo de juego donde el equipo lideró por encima de cualquier nombre, a lo largo de las Eliminatorias. Las funciones fueron asignadas para cada elemento con el fin de que nuestro resultado sea una consecuencia del articulado fútbol que revelamos.

Ante Nueva Zelanda, Perú debe descubrir la clase que mostró para atacar en otros compromisos.  Debemos  manejar los tiempos y las velocidades del choque, dormir y desestabilizar al rival, ser profundos. Nuestra defensa debe saber cómo desprenderse del fondo, los volantes deben ser llegadores para generar y los delanteros, Farfán y Ruidíaz, tiene que moverse en busca del gol. No en vano son los atacantes del momento en Rusia y México, respectivamente.

Si el de arriba es justo, esa palabra que muchas veces es esquiva en el fútbol, Perú debe romper el maleficio de 36 años. Si los merecimientos no juegan en este deporte, entonces, ¿cómo consideras que un equipo es mejor al otro? El destino sería un despiadado si nos quita el sueño de nuestras vidas. No por el flojo encuentro que hicimos en Oceanía y sí por toda una campaña en la que evolucionamos con el transcurrir de los meses y que esperamos coronar ante un Nacional repleto que debe respetar un pasado que no es del presente.

Copa Libertadores
Copa Libertadores

¿En qué debe mejorar la U?

¿En qué debe mejorar la U?

Foto: Universitario de Deportes
Poco que rescatar de la 'U' en Santa Cruz. Sin embargo, no hay tiempo para lamentos. Los cremas deben mirar hacia adelante, porque aún hay opciones. 
 
 
Independientemente de la táctica, el equipo de Pedro Troglio mostró problemas serios de fundamentos técnicos (ofensivos y defensivos) en la derrota contra Oriente Petrolero por la Copa Libertadores.
 
En ataque, por ejemplo, y frente a la dificultad que tenía para crear para progresar en las diferentes jugadas, los delanteros nunca pudieron ganarle la espalda a un rival. Demasido estáticos. Sin ningún movimiento de distracción. Sobre todo Chávez.
 
En la fricción por ejemplo, sea desde una pelota corta o larga, cuando un jugador de la U ganaba la posición, el apoyo inmediato - o sea el compañero- quedaba muy lejos que obligaba al futbolista a girar (lo que implica perder tiempo) y encarar. Esa segunda jugada no estuvo presente en los cremas.
 
Y en defensa lo mismo. Fundamentos. Falta de 'timing' y buenos controles del balón, demasiadas paredes perdidas y regresos desordenados. Por citar un ejemplo: en la jugada del segundo gol, Schuler no ve la posición de Vargas, corre detrás del delantero boliviano, lo habilita, y termina sin bloquear el remate. Demasidos errores de fundamento para un defensor que juega en la U.
 
Trabajar más y mejor en estos aspectos le traería beneficios a Universitario, sobre todo ahora que cuenta con un equipo joven para afrontar el 2018. De lo contrario, el camino será más duro que de lo que se esperaba.
Copa Libertadores
Copa Libertadores

La caída de la 'U' en Santa Cruz, una derrota merecida

La caída de la 'U' en Santa Cruz, una derrota merecida

Foto: Universitario de Deportes
Universitario cayó derrotado por 2 a 0 en cancha de Oriente Petrolero y tendrá que enfrentar la vuelta sin Figuera, expulsado sobre el final
 
 
La U perdió en su debut en la Copa. La llave no está cerrada -falta el partido de vuelta- pero la imagen dejada hoy en Bolivia es lamentable. 
 
Demasiados pases en zonas del campo en la que no generaba ningún tipo de peligro. Antes que tenerla para esperar el momento indicado y generar la ocasión de gol, la U tenía la pelota por la obligación del marcador en contra y sin ningún criterio para profundizar. 
 
En la U hay una preocupante ausencia de juego interior. No hubo pases filtrados. Todos son pases de apertura (a los costados) o atrás si la situación es complicada. Y cuando no hay ideas, el pelotazo largo a ver qué pasa.
 
Jersson Vásquez debe haber lanzado más de 10 pelotas al área sin ninguna intención de progreso de juego, sino únicamente de que aparezca una jugada de la nada que le permita a los cremas anotar. Pero no funcionó.
 
En ataque, lamentable. Y en defensa también. Movimientos descordinados, ausencia de lectura de juego y una suma preocupante de fallas técnicas individuales. La U se mostró como un equipo amateur, como si no hubiese tenido ningún entrenamiento. 
 
La U no tuvo mediocampo. Fue una zona en la que nadie se mostró para recibir y entregarle el balón a los delanteros para la segunda jugada. En vez de recibir el balón los medios, lo recibían normalmente los extremos. 
 
Todo mal en Universitario. No se nota la mano de Troglio y los problemas que se avizoraban son más preocupantes de lo esperado.