Selección Peruana

Flores y Carrillo, esenciales para explotar deficiencias neozelandesas

Flores y Carrillo, esenciales para explotar deficiencias neozelandesas

Foto: Esthefania Bedoya

Tanto Edison Flores como André Carrillo serán piezas claves en el armado de Gareca en Wellington. Te contamos por qué.  

>> ¿Cómo será el viaje de Perú para la ida del repechaje? 

No es un secreto que las zonas donde más sufre Nueva Zelanda son las de los laterales. Tienen algunos nombres interesantes como los de Chris Wood y Marco Rojas en ofensiva, pero por los costados es donde menos garantías tienen. Lo notamos en Copa Confederaciones donde Doyle, por ejemplo, quien cubre el sector izquierdo no daba la talla al igual que en la parte derecha, un puesto que usualmente varió debido a las dudas generadas en el técnico Hudson.

Por tanto, André Carrillo y Edison Flores deben ser la apuesta para alimentar dichos puntos débiles. Es más, el periodista neozelandés Liam Hyslop, una referencia en deportes, reveló lo siguiente: "el problema para nosotros es que nuestra banda izquierda y derecha son las zonas más débiles. Si ponen a Flores o Carrillo corriendo por ahí pienso que tendrán más oportunidades. Pienso que si juegan por las bandas, en uno a uno, estarán bastante bien".

A diferencia del duelo ante los colombianos, Flores y Carrillo deben ser punzantes. André tuvo el peor partido que se le recuerda en la Selección ante los de Pékerman, mientras que Edison no tuvo la libertad suficiente para generar peligro.

Sin duda, será ideal que ambos nos den desequilibrio en el uno contra uno, porque Nueva Zelanda plantará una línea de tres en el fondo. Ellos priorizan el juego defensivo, de modo que nuestro mayor reto puede llegar a ser el de pasar su muro posterior. Y para ello será elemental lo que puedan realizar los futbolistas del Watford y del Aalborg de Dinamarca.

Copa Libertadores
Copa Libertadores

¿En qué debe mejorar la U?

¿En qué debe mejorar la U?

Foto: Universitario de Deportes
Poco que rescatar de la 'U' en Santa Cruz. Sin embargo, no hay tiempo para lamentos. Los cremas deben mirar hacia adelante, porque aún hay opciones. 
 
 
Independientemente de la táctica, el equipo de Pedro Troglio mostró problemas serios de fundamentos técnicos (ofensivos y defensivos) en la derrota contra Oriente Petrolero por la Copa Libertadores.
 
En ataque, por ejemplo, y frente a la dificultad que tenía para crear para progresar en las diferentes jugadas, los delanteros nunca pudieron ganarle la espalda a un rival. Demasido estáticos. Sin ningún movimiento de distracción. Sobre todo Chávez.
 
En la fricción por ejemplo, sea desde una pelota corta o larga, cuando un jugador de la U ganaba la posición, el apoyo inmediato - o sea el compañero- quedaba muy lejos que obligaba al futbolista a girar (lo que implica perder tiempo) y encarar. Esa segunda jugada no estuvo presente en los cremas.
 
Y en defensa lo mismo. Fundamentos. Falta de 'timing' y buenos controles del balón, demasiadas paredes perdidas y regresos desordenados. Por citar un ejemplo: en la jugada del segundo gol, Schuler no ve la posición de Vargas, corre detrás del delantero boliviano, lo habilita, y termina sin bloquear el remate. Demasidos errores de fundamento para un defensor que juega en la U.
 
Trabajar más y mejor en estos aspectos le traería beneficios a Universitario, sobre todo ahora que cuenta con un equipo joven para afrontar el 2018. De lo contrario, el camino será más duro que de lo que se esperaba.
Copa Libertadores
Copa Libertadores

La caída de la 'U' en Santa Cruz, una derrota merecida

La caída de la 'U' en Santa Cruz, una derrota merecida

Foto: Universitario de Deportes
Universitario cayó derrotado por 2 a 0 en cancha de Oriente Petrolero y tendrá que enfrentar la vuelta sin Figuera, expulsado sobre el final
 
 
La U perdió en su debut en la Copa. La llave no está cerrada -falta el partido de vuelta- pero la imagen dejada hoy en Bolivia es lamentable. 
 
Demasiados pases en zonas del campo en la que no generaba ningún tipo de peligro. Antes que tenerla para esperar el momento indicado y generar la ocasión de gol, la U tenía la pelota por la obligación del marcador en contra y sin ningún criterio para profundizar. 
 
En la U hay una preocupante ausencia de juego interior. No hubo pases filtrados. Todos son pases de apertura (a los costados) o atrás si la situación es complicada. Y cuando no hay ideas, el pelotazo largo a ver qué pasa.
 
Jersson Vásquez debe haber lanzado más de 10 pelotas al área sin ninguna intención de progreso de juego, sino únicamente de que aparezca una jugada de la nada que le permita a los cremas anotar. Pero no funcionó.
 
En ataque, lamentable. Y en defensa también. Movimientos descordinados, ausencia de lectura de juego y una suma preocupante de fallas técnicas individuales. La U se mostró como un equipo amateur, como si no hubiese tenido ningún entrenamiento. 
 
La U no tuvo mediocampo. Fue una zona en la que nadie se mostró para recibir y entregarle el balón a los delanteros para la segunda jugada. En vez de recibir el balón los medios, lo recibían normalmente los extremos. 
 
Todo mal en Universitario. No se nota la mano de Troglio y los problemas que se avizoraban son más preocupantes de lo esperado.