La Opinión

De principio a fin: Arsene Wenger nos redujo la memoria

De principio a fin: Arsene Wenger nos redujo la memoria

?Boring! ?Boring! ?Boring! Era la respuesta de los fanáticos del Arsenal, en el epílogo de 1996, a la constante obviedad de los medios y al aburrido juego que ofrecía su equipo. Eran épocas donde se entendía que el fútbol se decidía en la áreas, sello inconfundible de los ingleses, y poco se discutía en el medio. De manera que el arribo de Wenger al Norte de Londres, sustituyendo a Bruce Rioch, alteró el protocolo y los abucheos redujeron su volumen para ser cambiados por suspiros de buen fútbol. Dennis Bergkamp, Ian Wright, luego Thierry Henry. Madre mía, qué ironía? Pasaron casi veintiún años y mucha agua pasó bajo el puente. Arsene Wenger no es más aquel rubio capaz de conformar conjuntos invencibles y su crédito para fichar ya no recae estrictamente en sus decisiones. Sus convicciones variaron y los desaires invadieron de dudas al francés. Los traspiés traicionaron a sí mismo y, por tanto, el juego asociado y la efectividad no se mudaron del viejo y desaparecido estadio de Highbury.
Foto: Getty Images
En Emirates, Arsenal también perdió jerarquía e identidad. Y aquella ausencia de intangibles determinantes, se entiende como una involución por su su necedad de monopolizar el puesto. Al permanecer tantos años en un club, la superación se transformó en un pelea, seguramente injusta, contra él mismo. La demanda, o desesperación, por alcanzar el éxito esquivo, lo invitó a desconfiar de lo que creía, del cómo lo pretendía y del modelo de juego que con el tiempo fabricó en sus equipos. Aquel mismo que hoy se contradice, teniendo actualmente a Xhaka y Coquelin como designados?de engranar una oncena que desde ya rompe hilos al fijar a ambos para encargarse de la mencionada función. Nadie niega que cuando Wenger tomó la brida del Arsenal, la dictadura en la Premier League era absoluta por parte del Manchester United de Alex Ferguson, dado que bajo ese contexto la aparición del estratega francés marcó un antes y un después en la vida de los ?Gunners?. A estas alturas, vale recordar, es a distancia el entrenador más ganador que pasó por el elenco capitalino. Tres Premier Leagues, una en calidad de invicto, una final de Champions y seis FA Cups configuran su hoja de servicios.
Foto: Getty Images
A la par de las copas, su plantilla se enriqueció con intérpretes como Dennis Bergkamp, Patrick Vieira, Frederick Ljunberg, Robert Pires, Cesc Fábregas o Robin Van Persie. Y sus colectivos potenciaron dichas individualidades. Es más, si elaboramos un balance de lo que compró y vendió, de seguro que es inmensamente favorable. Tanto en cifras como en su valor futbolístico, sus jugadores han crecido. De modo que antes ? remarquemos, tiempo pasado- nadie podía descalificar aquellas palabras con las que presumía de ser un gran descubridor de talentos: ?nosotros no compramos superestrellas, nosotros las hacemos?. En definitiva, no es sano que Wenger siga aferrándose a su cargo. Los resultados se lo impiden, al igual que el fondo de sus intenciones. Ahora mismo, la gente recuerda más el final que el comienzo de las cosas. La humillante paliza que le propinó el Bayern en Munich reemplaza al técnico revolucionario del nuevo milenio, que supo encausar la historia del Arsenal. Ya no restan en las bandejas de Emirates creyentes que comulguen con su continuidad, ni banderas que luzcan su desgastado rostro. Por tanto, las dudas que el mismo tiempo se apoderaron de Wenger, hoy lo tienen al borde del abismo. Los ?Gunners’ sufrieron de amnesia y el ?boring, boring?, característico del final de los 90 en Highbury, se ha vuelto a entonar en Emirates; en señal del ocaso de un mandato que, frente a tanta testarudez, aún simula ser eterno.
Selección Peruana
Selección Peruana

Erick Delgado: “Alguien les dijo 'él no' a Markarián y Gareca”

Erick Delgado: “Alguien les dijo 'él no' a Markarián y Gareca”

Foto: Esthefania Beboya

El polémico Erick Delgado habló de las pocas oportunidades que tuvo en los últimos procesos de la Selección Peruana y de su salida de Sporting Cristal y Deportivo Municipal

>> Erick Delgado baja los decibeles a momento de Leao Butrón

No es el preferido de la gente, pero no se puede negar que Erick Delgado tiene una importante trayectoria en el fútbol peruano. El portero se ganó en más de una ocasión ser candidato al arco de la Selección; sin embargo, pocas veces fue tomado en cuenta. En una entrevista para 'Marcando la pauta' de Radio Ovación, Delgado explicó porque no fue parte de los procesos de Sergio Markarián y Ricardo Gareca.

Marginado de la Selección
"Sé por gente del fútbol lo que se dijo de mí en el proceso de Markarían. El 'él no' llegó hasta mis oídos. De un momento a otro me bajaron de la Copa Kirin, me sacaron de la lista. Mi rendimiento había sido bastante bueno y había tratado de cuidarme mucho en mis declaraciones y llevarme bien con todos, pero me sacaron. Yo manejo la misma versión que ustedes. Sé por gente del fútbol lo que se dijo de mí en los procesos de Markarián y de Gareca con la Selección, eso de que me bajaron del avión para la Copa América porque alguien les dijo: 'él no'".

Salida de Cristal
"Yo no me fui mal de Cristal, jamás me porté mal con Cristal ni hablé mal de nadie. Antes de que yo sea arquero titular de Cristal, mucha gente salió hablando mal del club y, sin embargo, volvió. Yo no hice nada como para decir que estoy vetado en el club".

"El último año en Cristal hablé con la comisión de fútbol, fuimos Lobatón y yo, ambos estábamos en esa situación. Al final él terminó quedándose y yo no. En ese momento yo llegaba tras una fractura pequeña en la canilla y estuve parado un mes, pero ya había vuelto a jugar. Me dijeron que tras la lesión tenía que esperar para ver cómo rendía y no me parecía justo para alguien que había pasado 20 años en el club".

Discusión con Michael Debakey (directivo de Cristal)
"No fue una discusión ni una pelea. Quiero ser claro en eso. Todo giró en torno a que una vez a José Granda (juvenil) lo querían sacar del club, ya que Michael había visto un partido de Reserva y no le gustó cómo jugó. Me enteré de esta situación que me pareció un poco injusta y fui a hablar con Felipe Cantuarias. Al final a José (Granda) le terminaron pagando todo el contrato, pero ya no pertenecía a Cristal. Yo nunca me peleé con Michael, después de años nos encontramos y conversamos de todo".

Salida de Municipal
"Me vi sorprendido ya que nunca hubo un problema durante el tiempo que estuve ahí, mi rendimiento fue de regular para arriba. No estoy molesto para nada, lo que creo me pudo incomodar fue que no me llamaran para ofrecerme quedarme en el equipo".

Rusia 2018
Rusia 2018

Guardiola pone nervioso a Sampaoli

Guardiola pone nervioso a Sampaoli

Pep Guardiola habló sobre Sergio Agüero y genera tensión en Jorge Sampaoli y todo Argentina

>> Arsene Wenger señala a un potente sucesor

Pep Guardiola hace preocupar a Jorge Sampaoli y todo Argentina en relación al estado de Sergio Agüero, quien se sometió el último martes a una pequeña intervención en la rodilla izquierda para tratar una lesión que arrastra desde principios de marzo.

El director técnico del Manchester City anunció que "son cuatro o cinco semanas" las que el delantero argentino estará en etapa de rehabilitación de la artroscopía a la que fue sometido en Barcelona por el doctor Ramón Cugat.

El Kun estará recuperado apenas dos semanas antes del inicio de Rusia 2018 y, pese a que el DT español aseguró que Agüero estará "listo para el Mundial", hay preocupación en Jorge Sampaoli. Sobre todo por lo dicho por el médico de la Selección Argentina, Homero D’Agostino.

"Cuando uno viene con lesiones viejas, la recuperación no es tan rápida como se quisiera", señaló el doctor argentino.

La alternativa de Sampaoli sería convocar a Agüero al Mundial e incluir un delantero más a la lista final de 23 jugadores, en caso se resienta de la molestia que tenía. Mauro Icardi estaría en la nómina para Rusia 2018.