La Opinión

Raúl Ruidíaz, el goleador que no cambia su calle por un traje ni un 'Balón de Oro'

Raúl Ruidíaz, el goleador que no cambia su calle por un traje ni un 'Balón de Oro'

Foto: elhorizonte.mx

Mauricio Loret de Mola valora el último gran logro de Raúl Ruidíaz, al haber recibido el 'Balón de Oro' del fútbol mexicano. 

>> Raúl Ruidíaz es 'Balón de Oro' del fútbol mexicano

La gratitud es la memoria que Raúl Ruidíaz almacena en su interior, más precisamente en su corazón, para reconocer y valorar su excepcional presente en Morelia. Aquel mismo que es capaz de robarle algunas lágrimas y otros suspiros, si opta por rememorar las tantas horas andadas y los incontables kilómetros recorridos durante su pasado futbolístico. ‘El Goleador de la Calle, como el mismo se hace apodar, se vistió de traje en una ceremonia de gala por veinte goles y una heroica salvación que encontró fundamento mientras la ‘Pulga’ se calzaba cada una de las prendas con las que recibió en California el ‘Balón de Oro’ mexicano, a manos de un histórico como el búlgaro Hristo Stoichkov.

La cita y el hecho no daban para menos. Pero como en las películas, mejor hagamos un ‘Flashback’ y volvamos, si no es molestia, a tres horas atrás cuando Raúl Ruidíaz se paró frente al espejo de su hotel para estrenar el auténtico terno que había adquirido para la gran ocasión.

De seguro mientras el peruano se ponía el pantalón, recordaba su etapa de más crío en Villa María del Triunfo, cuando le bailaba la camiseta de su ídolo Ronaldo y debía luchar contra los límites de su altura para chocar con los contrarios del barrio. A su vez, mientras Raúl descolgaba su camisa, retrajo las tardes en el Miguel Grau del Callao, donde birlaba rivales y marcaba goles en América de Cochahuayco junto al otro enano, Edson Chacaliaza. A la hora de colocarse el saco, el punta de Morelia recapituló los más de 70 tantos que registró con la ‘U’ y las tantas veces que tuvo que regresar al club de sus amores para descubrir su verdadera valía. A continuación, al amarrarse la corbata michi, Raúl oyó nuevamente la voz de Sampaoli en la Universidad de Chile, cuando con palabras le convenció que su real posición era la de un ‘9’. Y finalmente cuando se calzó los zapatos de charol, Ruidíaz revivió ese agónico acierto con el que rescató al Monarcas del abismo para dejarlo en la primera categoría y, a la par, ser nombrado máximo goleador de la Liga MX por segunda vez consecutiva.

Sin duda, mucha agua pasó bajo el puente y hoy, con el ‘Balón de Oro’ de México bajo el brazo, podemos asegurar que Raúl Ruidíaz es un futbolista hecho. Quizá sin el palmarés europeo de Claudio Pizarro ni la jerarquía goleadora de Paolo Guerrero, pero sí con la dicha de haber superado a jugadores de la talla del francés André Pierre Gignac, el uruguayo Carlos Sánchez o el chileno Edson Puch.

Nadie, absolutamente nadie, gritó más goles que la ‘Pulga’ en los últimos dos campeonatos aztecas. Registró 9 en el Apertura 2016 y 11 en el Clausura 2017. Y por consiguiente fue el protagonista del ‘Draft’, dado que despertó el interés de clubes como Cruz Azul o América, cuadros que entendiblemente no lo compraron por el alto precio que puso Morelia a su cláusula de rescisión (10 millones de dólares).

>> El innecesario enfrentamiento entre Ruidíaz y Farfán

Ni bien ganó el Balón de Oro, quisimos ratificar que el premio cayó en las mejores manos. Por tanto, nos comunicamos con Salvador Barajas, periodista deportivo de Televisa, quien no discutió la entrega del galardón para el peruano al acreditarlo de la siguiente manera: “Ruidíaz fue doble goleador y sus goles dieron fácilmente la mitad de los puntos por los que Morelia no descendió”. Claro que lo merece”.

En definitiva, a pesar de los premios que viene recibiendo, Raúl Ruidíaz no entierra su pasado, porque gracias a el es que puede continuar construyendo su presente. Sin titubeos, lo remarca en cada foto o video que cuelga en sus redes sociales, puesto que siempre los sube con la firma de #elgoleadordelacalle. Un rótulo que siempre lo devolverá a su querida Villa María del triunfo y que guardará sin importar el precio del traje que lleve puesto.