El lateral brasileño de la Juventus, Dani Alves, tuvo una infancia muy humilde que no le impidió pensar en grande.

>> El ‘Piojo’ Herrera minimiza y avisa a la ‘Pulga’ Ruidíaz

Todas las paredes de su casa estaban garabateadas. Parecía obsesionado a coger un lápiz o plumón y decorar cada esquina con su nombre y apellido: Daniel Alves. Era una de sus travesuras preferidas con apenas seis años, recuerdan sus cuatro hermanos, con quienes vivía en Juazeiro, ciudad del estado de Bahía de Brasil donde nació. Un día, después de tanto pintarrajear la casa, su familia dio con el propósito de Dani, a modo de confesión: estoy practicando mi firma para cuando sea famoso.

Ha pasado veintiocho años desde aquella confesión de Alves a su familia. Hoy Dani firma autógrafos a placer. Se volvió un crack. Ha perfeccionado la letra, la derecha y ha sostenido su nivel. Fue el mejor aliado de Messi en el Barcelona, club con el que salió multicampeón, aunque más tarde decidió entregarlo a Juventus a costo cero. Gratis.

Dani, sin embargo, ha trabajado y luchado mucho en su carrera para que su firma sea catalogada como autógrafo. De niño, Alves se levantaba a las cuatro de la mañana. Junto a su padre, Domingo, quien era agricultor, salía de madrugada para trabajar desde las cinco en los campos en un lugar situado a 30 kilómetros de su casa. Allí, Dani trabajaba la tierra. Plantaba y recogía melones y cebollas. Era agricultor, comerciante y camarero. Pero a lo que verdaderamente aspiraba era a ser futbolista profesional. Por ese entonces, sin embargo, era la única manera de ayudar a su familia.

Siempre había un tiempo, pero era corto para jugar al fútbol. Debía volver rápido a casa debido a que las instalaciones deportivas quedaban lejos de su hogar. Su día era complicado. Finalizaba con un descanso de noche en una cama de cemento.

El fútbol era su pasión. Pero en ese entonces su cabeza estaba en ayudar a su familia. Cuentan que junto a su padre se dedicaba también a cazar palomas para tener carne que comer. La niñez de Dani fue dura, aunque él en todo momento recalque que siempre fue feliz.

Una de las cosas que hizo para sostener económicamente a sus padres y hermanos fue actuar como extra en una película de acción, apenas cuando tenía 14 años.

La vida puso a Dani en un camino de constante lucha contra la adversidad. Y se ha superado frente a cada uno de los golpes que le dieron. Incluso al nocaut del Barcelona. Lo que debe arrepentirse el cuadro culé de haberlo dejado ir. ¿O creen que no?

Y pensar que el Barcelona dejó ir a cambio de nada al único futbolista brasileño que tiene más títulos que Pelé.

¡Golazo de fuera del área de Renato Tapia en Holanda!
Peruanos en el exterior

Willem II empató 1-1 en cancha del Excelsior por la fecha 31 de la Eredivisie. Renato Tapia jugó todo el partido y anotó en el minuto 16. Es el primer tanto del seleccionado peruano en su nuevo club. El gol del equipo local fue obra de Mounir El Hamdaoui en los descuentos.

¡Gol de Edison Flores en el ‘Volcán’!
Peruanos en el exterior

Sin opciones de clasificar a la Liguilla, Morelia empató 3-3 con Tigres de la UANL, en un emocionante partido disputado en la cancha del estadio Universitario, conocido como el ‘Volcán’.

Un doblete de Miguel Sansores (19' y 31') y un tanto de Edison Flores (66'), permitió a Morelia tener una ventaja de dos goles en dos oportunidades. Sin embargo, la jerarquía de Tigres apareció para rescatar un empate gracias a las anotaciones de Lucas Zelarayán (65', 78') y Eduardo Vargas (83'). El equipo del 'Oreja' no tiene opciones de clasificar a la Liguilla.