PSG, la gloria no se logra con dinero

PSG, la gloria no se logra con dinero

La gloria no se logra con dinero. Pero PSG parece haber entendido todo al revés. Gastar millones de dólares para juntar a los mejores no es sinónimo de victoria. Para ganar se necesita líderes, un colectivo preponderante y sentirse identificado con la camiseta y el juego.

>> Draxler arremete contra Unai Emery y el jeque Al-Khelaïfi

“Los grandes clubes no nacieron solo de la épica, el dinero y el orgullo. La humildad juega un papel básico. El PSG no conseguirá nada importante mientras sus dirigentes sean incapaces de reconocer sus errores”, escribió el periodista español Diego Torres Romano.

PSG es un equipo de jugadores en el que casa uno baila con su pañuelo. Ayer, por ejemplo, tras la derrota, Julian Draxler dio una evidencia con sus declaraciones. ¿Qué dijo? Se la agarró contra el técnico Unai Emery:

“Él no se inmutaba y no lo entendía. No sé lo que pasó, estaba sorprendido y enfadado. Al Real Madrid hay que presionarlo cuando has perdido 3-1 en la ida, y no circular el balón con calma a la espera de que llegue el gol. Creo que habríamos debido presionar al adversario desde el pitido inicial, y no lo hicimos. Por ello nuestra eliminación es merecida", sostuvo.

Hace algunas semanas, también, Rabiot mencionó en una entrevista que el equipo sabía que Neymar tenía privilegios que los demás no, pero que era entendible dada la condición de estrella que tiene el brasileño. Esta es una prueba más de que PSG hizo las cosas mal. Las decisiones dirigenciales no fueron las mejores.

Y en el juego, al menos en esta eliminatoria con el Real Madrid, el equipo se mostró irrelevante. Toda la claridad y precisión que tuvo en la salida con pelota dominada desde el arquero, no la tuvo en los metros finales a tal punto de haber anotado un gol de pura casualidad.