Por: Mauricio Loret de Mola

Lionel Messi es de fábula. Es un futbolista total. Es un goce verle apoderarse del campo y vislumbrar la confianza que conserva a la hora de aproximarse a valla contraria. El cuento del rosarino no acaba. En la actual campaña ha hecho ver a Cristiano Ronaldo en su más mínima expresión, a pesar de los tantos marcados por el portugués en Valencia. Como respuesta, la ‘Pulga’ colgó de un ángulo el cuero confirmando que también es, por si cabe alguna duda, el mejor ejecutor de tiros libres del mundo.

Hace 5 fechas que marca seguido. 20 conquistas en 21 jornadas de Liga registra Messi. Pero a Messi, a diferencia de Cristiano, no solo se le mide por el gol. Messi puedo no marcar e igual hacer un partidazo, y hasta ser el mejor del campo. A Ronaldo le pasa lo contrario, debe anotar para destacar; si no sucede aquello es muy difícil contar con una acertada valoración de él.

En lo que va de temporada, CR7 acumula 8 anotaciones en Liga. Un número muy pobre para lo que nos tiene acostumbrados. Al ser más un finalizador que un generador, el saldo es el desarrollado en el párrafo anterior: si no anota, pasa desapercibido.

Messi obra maravillas de modo continuo. Se revela en todas las facetas del juego. Santiago Segurola, reconocido periodista español, alguna vez dijo que Lionel era Diego Armando Maradona todos los días en Barcelona. Ya lo creemos, aunque repotenciado. Repetimos, Messi es el mejor de los mortales, aunque se acerca más a un jugador de cuento. 

>> Barcelona derrotó con polémica al Alavés

No extrañó a Cristiano: Real Madrid debutó con triunfo en La Liga
Liga Española

Un gol de Dani Carvajal y otro de Gareth Bale dieron el triunfo a Real Madrid (2-0) frente a Getafe por la primera jornada de la Liga española. El equipo de Lopetegui sumó, de esta forma, sus primeros tres puntos que le sirven para levantarse de la última derrota en la Supercopa de Europa ante el Atlético de Simeone. 

>> Sin Guerrero; con Calcaterra: una mirada diferente a la convocatoria de Gareca

Sin Paolo; con Calcaterra: una convocatoria diferente
Selección Peruana

Seis ausencias hubo en la última convocatoria (para enfrentar a Holanda y Alemania) de Ricardo Gareca respecto a la lista de 23 jugadores que disputaron el Mundial en Rusia: Carlos Cáceda, Alberto Rodríguez, Aldo Corzo, Renato Tapia, Paolo Hurtado y Paolo Guerrero.

 >> Alianza Lima se queda sin Leao Butrón hasta el final del Apertura

A la ausencia de estos jugadores, por diferentes motivos, entre pocos minutos y cambios de equipo, se sumaron algunos nombres. El de Horacio Calcaterra, argentino nacionalizado peruano de Sporting Cristal, fue el más llamativo. Se ha criticado mucho su llamado por ser "nacionalizado", mas no por su fútbol. Esto último como una postura discriminatoria absurda que nos delata como país.

Un buen ejemplo sobre este caso es el que marcó el periodista Paul Pérez, de RPP, en su cuenta de Twitter: "Se juzga la convocatoria de Horacio Calcaterra por ser un jugador nacionalizado que ya tiene viviendo ocho años en el Perú, pero se pide a gritos a Cristian Benavente que no lo hizo nunca. Discusión desde lo deportivo se tolera, lo demás es falso nacionalismo", escribió.

En esa misma línea, el también peridiodista deportivo y ex Gerente de Comunicaciones de Universitario, Juan Carlos Ortecho, opinó: "Calcaterra, los venezolanos. Despreciar o subestimar a los que no nacieron aquí no nos hace más peruanos, solo nos hace más mezquinos y más subdesarrollados".

Horacio Zimmermann, hombre de la casa de D'ENGANCHE, por su parte, entregó una mirada a la convocatoria de Gareca, con muchas novedades: "Gareca es un entrenador que no tiene miedo a equivocarse. No le correr al error, lo enfrenta. Por eso aparecen nuevos nombres en la lista. Lo más fácil hubiera sido asegurarse con los mismos de siempre ante Holanda y Alemania".

Otro análisis a partir de la convocatoria tiene que ver con darle oportunidad a jugadores que fueron parte de su exitoso camino hacia el Mundial, pero que no tuvieron suficientes minutos en el equipo. Por ejemplo, es momento de ver a Raúl Ruidíaz como reemplazante natural de Paolo Guerrero. ¿Dará la talla suficiente ante rivales de máximo nivel competitivo?