El delantero uruguayo del Barcelona, Luis Suárez, defendió a Gerard Piqué tras su polémica celebración contra la afición del Espanyol.

>> El equipo que le quita el sueño a Edison Flores

En una entrevista para La Vanguardia, Luis Suárez salió en defensa de su compañero del FC Barcelona Gerard Piqué luego de mandar a callar a los hinchas del Espanyol en el compromiso por LaLiga. A su vez, el ‘Pistolero’ reveló el por qué de su sequía goleadora a principio de temporada y reconoció que la marcha de Neymar fue un duro golpe para el equipo.

Gesto de Piqué frente a la afición del Espanyol:

"Cada uno tiene su forma de desahogarse, de sacar lo que lleva dentro. Geri venía de muchos partidos soportando muchísimas cosas. A los jugadores nos toca aguantar siempre lo que nos dicen, pero hay que darle la razón porque era lo mínimo que podía hacer después de que se metieran con los hijos y la mujer. Eso fue lo más grave. Convivo con él, conozco el cariño que tiene hacia su mujer y sus hijos. Se pueden meter con el jugador, pero sobrepasar el límite de los hijos... eso a cualquiera que es padre le duele. Su reacción es entendible porque dentro de todo no hizo ningún otro gesto".

Gesto polémico:

"Yo también he empleado ese gesto. Es algo mínimo, una milésima de segundo en la que te sale de dentro esa reacción, pero no hay que hacer más grande este asunto".

Acostumbrado a los pitos:

"Hoy en día es más excepcional que vayas a un campo visitante y te aplaudan. Más a mí en particular por mi forma de jugar. Siempre me tratarán de la misma manera, pero llevo así toda mi carrera".

Lo que pasa en el campo, se queda en el campo:

"Yo soy de la teoría de que si me insulta un rival, me dice que soy malo, me dice de todo o se mete con mi hermana, yo no iré jamás a la prensa a contarlo. Lo aguanto todo. Ni me molesta ni me duele, es parte del juego. Aquí el mínimo detalle hay que aprovecharlo. Yo puedo discutir con un central y tendré más opciones de poder expulsarlo sabiendo que tiene una amarilla y el central conmigo, pues igual".

El lenguaje ofensivo: 

"Está claro que hay un límite, pero el rifirrafe es la esencia del fútbol en todas partes".

Falta de gol al principio de la temporada:

"Me preocupaba mucho, y más que los goles, porque eso son rachas por las que ya he pasado. Me notaba mal la rodilla y temía que me afectara también psicológicamente. Mi actitud no era la misma, la intensidad tampoco... Sufría por el dolor, aunque decía que no me dolía. El descanso fue muy importante para recuperarme".

Mal arranque de temporada:

"Fue duro y complicado. Perdimos en la Supercopa contra el Madrid y se fue Ney. Fue un golpe anímico para el vestuario, pero después nos fuimos abriendo camino y supimos sobrellevarlo".

El traspaso de Coutinho:

"No he influido para nada en el fichaje de Coutinho. Era responsabilidad del club. Hablé con él porque es amigo desde que jugábamos en el Liverpool y quise ayudarle porque cuando uno llega al vestuario del Barça está nervioso".

Relación con Messi: 

"Es un feeling que surgió de la rutina del día, de juntarse cada mañana antes del entrenamiento a tomar mate, a conversar, de llevarnos bien, de ser uno uruguayo y otro argentino, de tener la misma edad, de que las mujeres se lleven bien, de que nuestros niños tengan edades similares y compartan cosas... Son todo situaciones que han ido creciendo. Para mí no es Leo Messi, es Leo, mi compañero y amigo, y siempre lo voy a ver así. Si resulta que después en la cancha es el mejor del mundo por todo lo que hace, perfecto. Pero fuera es un amigo más".

Olvidar los egos en el campo:

"No es solo con Leo. Cuando vine estaba Ney. Decían que los tres no podíamos estar juntos por cuestión del ego. Pero demostramos que estábamos por encima de eso. Los tres entendimos cual era el rol de cada uno, el compromiso individual. Demostramos que los grandes jugadores pueden convivir".

 

 

El no de Ibrahimovic a un partido con gol de Raúl Ruidíaz
Peruanos en el exterior

Seattle Sounders goleó 5-0 a Los Angeles Galaxy. Raúl Ruidíaz jugó los 90 minutos y anotó el último tanto del encuentro a los 67 minutos

>> Seattle Sounders dedica video al debut de Raúl Ruidíaz

Seis partidos y dos goles es el saldo de Raúl Ruidíaz en la Major League Soccer de los Estados Unidos. Coincidentemente, Seattle Sounders ha ganado todos sus partidos desde el debut del peruano. Un presente totalmente contrario al de Los Angeles Galaxy de Zlatan Ibrahimovic, club que desde el pasado 29 de julio no puede sumar de a tres y registran dos derrotas y dos empates en los últimos cuatro encuentros.

La gran ausencia del encuentro fue Ibrahimovic, el sueco había dejado muy en claro la molestia que le genera jugar en campos sintéticos como el del Centurylink Field de Seattle. "Creo que es una pena tener que jugar en cancha sintética, porque el fútbol no fue creado en este tipo de cancha. Únicamente he jugado un solo partido en campo sintético en mi vida, fue ante Portland Timbers y jugué 10 minutos, fue la peor cancha en la que he jugado. Eso lo dice todo", explicó el delantero a través de sus redes sociales.

Las declaraciones de Ibrahimovic pusieron en duda su presencia ante el equipo de Ruidíaz, algo que finalmente se concretó, ya que el sueco no apareció ni en la banca de suplentes. “Galaxy busca estar en el Top 3 del Oeste, pero tendrá que ingeniárselas muy posiblemente sin los hermanos Dos Santos por lesión y habrá que ver si Zlatan Ibrahimovic se anima a jugar en el pasto sintético de Seattle”, señaló la web de Univisión Deportes antes del partido.

La victoria permite a Seattle Sounders ubicarse en puesto de Playoffs, con 10 partidos por jugar para el final de la temporada regular.

Solo un buen debut para Cristiano Ronaldo en la Seria A
Resto de Europa

Juventus derrotó 3-2 al Chievo Verona con un Cristiano Ronaldo que no pudo anotar a pesar de jugar los 90 minutos

>> Cristiano Ronaldo responde a críticas por llegar a la Juventus

La liga italiana comenzó con la gran expectativa de ver a Cristiano Ronaldo defendiendo la camiseta de la Juventus de Turín. El actual campeón de Italia jugó de visita ante Chievo Verona en el estadio Marc'Antonio Bentegodi, escenario que hace 34 años registró el debut de Diego Armando Maradona con el Napoli.

Cristiano fue el único delantero en el 4-2-3-1 alineado por Massimiliano Allegri, por delante del tridente que conformaron el argentino Paulo Dybala, el colombiano Juan Cuadrado y el brasileño Douglas Costa. El portugués rozó el gol hasta en tres ocasiones, pero no pudo tener el debut soñado con su nuevo club tras nueve años en el Real Madrid.

El partido no fue nada fácil para Juventus a pesar de que se adelantaron en el marcador con un tanto de Sami Khedira (3’). El equipo local logró darle vuelta al score con goles del polaco Mariusz Stepinski (38’) y Emanuele Giaccherini (56’). Sin embargo, un autogol de Mattia Bani y una anotación agónica de Federico Bernardeschi (93’+1) sentenciaron el resultado.