El italiano firmó la mejor transacción de la historia del fútbol con Pogba. En este verano europeo dio el golpe con Lukaku, quien al igual que el francés también fue vendido al Manchester United.

>> Lukaku fue anunciado como nuevo jugador del Manchester United

Por pinta parece un personaje sacado de la película ‘El Padrino’. Aparte que es italiano, Mino Raiola conserva una postura peculiar. Cuenta con sobrepeso, frecuenta con los más pintados del negocio del fútbol y no alteraríamos mucho su figura si le incluimos un sombrero y un habano en la boca. En definitiva, sus jugadores lo aman y ha sido uno de los más beneficiados del presente mercado europeo. Infló aún más su billetera, dejó en un segundo plano a Jorge Mendes y, por si fuera poco, acaba de hacer otro negocio redondo al vender a Lukaku al Manchester United.

El fichaje del belga habría valido alrededor de 85 millones de euros.

Raiola, criado en Amsterdam, decidió dejar el trabajo familiar de un restaurante para sumergirse a pleno en la representación de futbolistas. Los siete idiomas que conocía (italiano, inglés, español, portugués, alemán, holandés y francés) le valieron para consolidarse de agente. Su aventura en dicha labor inició al mando de Dennis Bergkamp, a quien traspasó al Inter de Milan, allá por el año 1996.

Sin embargo, su primera gran trasferencia fue la de Pavel Nedved. Aquel mismo año en que trató a Bergkamp, el checo pasó a la Lazio y en 2003, ya en la ‘Juve’, ganó el Balón de Oro.

Una temporada después de que Nedved levantara el premio individual, Raiola se encargó de llevar a ‘Ibra’ a la Juventus por 19 millones de euros. Y desde entonces, el sueco ha circulado por equipos como el Barcelona, Milan o Manchester United. Zlatan, en menuda parte por él, se convirtió en un futbolista excéntrico al igual que Balotelli, otro de los jugadores de Raiola, quien obviamente no consiguió la misma consistencia que Ibrahimovic. “Era vago, por Raiola empecé a darlo todo en los entrenamientos”, aceptó en algún momento Ibrahimovic.

Su obra maestra la oficializó al iniciar la campaña pasada. La venta de Pogba al Manchester United de Mourinho por 120 millones, implica que el 30% de la transferencia fue a parar en su bolsillo. Con los fichajes de Mkhitaryan e Ibrahimovic, Raiola podría haber movido casi 150 millones de euros.

"Mi imagen pública no me interesa porque en el mundo siempre hay alguien que te odia y que te quiere por lo que dices o haces”, es la frase bandera de Mino Raiola, el personaje y agente de moda que tiene hoy el mercado del fútbol.

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.