¿Es momento de replantear el fútbol de posesión?

¿Es momento de replantear el fútbol de posesión?

El Mundial arrojó una tendencia: los equipos con más posesión de pelota fueron cayendo uno tras otro: España, Alemania, Brasil, incluso la misma Croacia. Y triunfaron los de menos posesión: Francia como estandarte, el anfitrión Rusia, entre otros países.

>> Luis Enrique y sus palabras en la presentación

Esto ha generado un amplio debate entre qué es lo mejor. ¿Tener mucho la pelota y perder los partidos o tenerla poco y ganar? En ese sentido, otra interrogante: ¿Es momento de replantear el fútbol de posesión?

Las preguntas son válidas; sin embargo, ninguna tendencia marca el futuro del fútbol, mucho menos hacia el triunfo. El mejor ejemplo es Francia, una selección muy diferente en estilo a los anteriores campeones, hablamos de España y Alemania.

Más importante que el porcentaje final de posesión en cada partido es jugar bien. Y esto último tiene que ver con la ejecución del camino que cada uno elige hacia el triunfo a partir de un convencimiento o cómo siente particularmente el fútbol.

El fútbol no puede reducirse a la posesión. Se reduce a este debate porque es más fácil para todos hablar de números de posesión y no de lo que realmente sucede en la cancha, con sus diferentes matices. Es más fácil hablar de números que entender el juego. Entonces por eso todos hablamos de posesión, como lo hacemos de sistemas, porque es más fácil.

La posesión sí importa si realmente crees que es el camino correcto hacia el triunfo. Pero necesita de una buena ejecución. Como cualquier alternativa de juego, requiere de eficacia en defesa y ataque.

En el Mundial, Alemania tuvo una posesión buena. El problema es que su juego careció de eficacia. No cristalizó, pero funcionó en cuanto a la generación de jugadas de gol. En España sucedió lo contrario, con excepción del duelo ante Portugal. Contra Rusia, por ejemplo, se pasó la pelota un sinfin de veces porque no sabía cómo entrar, debido a la disposición táctica del rival. ¿Qué más debería haber hecho? Su idea no prosperó, pero no quiere decir que haya elegido el camino incorrecto.

En definitiva, la posesión es una alternativa en el camino hacia el objetivo del triunfo, mas no un atajo. Es válida. Como todas. De lo contrario, no nos hubiéramos rendido ante el Barcelona de Guardiola, el equipo con más posesión y que se hizo de los mejores equipos de la historia jugando al fútbol. No por su posesión, sino por su ejecución. En defensa y en ataque. Su posesión únicamente fue una pincelada de brillantez que nos cautivó.

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.