¡Croacia a la final del Mundial de Rusia 2018!

¡Croacia a la final del Mundial de Rusia 2018!

Por Omar Quispe Navarro (enviado especial a Rusia 2018)

Con dos tiempos extras encima, Croacia nos dio una lección que se aplica a todos los deportes. Cuando estás claro en el pensamiento, el estado físico no te traiciona. Los acalambrados estuvieron del lado de Inglaterra, equipo que fue más en el primer tiempo y no pudo mantener el ritmo. Ni la convicción.

Croacia creció de la mano de Luka Modric y el conmovedor despliegue de jugadores como Ivan Perisic, autor del gol que empató un marcador abierto por un genial tiro libre de Kieran Trippier a los 5 minutos del primer tiempo. Inglaterra estaba lista para recibir la estocada final, pero esta no llegó. En los tiempos extra la historia del fútbol y el resto físico debían pesar. Algo que estuvo lejos de ocurrir.

El 1-1 dio a Zlatko Dalic el partido que planificó. El DT croata pensó en el alargue como una gran posibilidad. No hizo cambios en 90 minutos a pesar de que venía de jugar esta instancia ante Dinamarca y Rusia. Las primeras variantes llegaron a los 95 y 101, cuando Inglaterra estaba ligeramente más cerca de desequilibrar el marcador.

Con Inglaterra sin cambios, hizo dos en el tiempo reglamentario y dos en la primera parte de la prórroga, Mario Mandzukic encontró un mano a mano para darle la ventaja a Croacia a los 4 del segundo tiempo extra. Con la ventaja llegaron dos cambios más en el lado croata, distribuidos en los siguientes 10 minutos. El control total pasó a ser de Dalic, mientras que Gareth Southgate no tenía como revertir la derrota.

Histórica victoria en la Copa del Mundo. Un país chico se mete a la final luego de mucho tiempo. Y digo chico porque solo tienen 4 millones de habitantes, y valgan verdades, no es considerado un grande del fútbol europeo. Sin embargo, su enorme convicción potencia su juego. Un equipo que no olvidaremos más allá de lo que pueda suceder el domingo ante Francia.

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.