Croacia, heroica: Francia, estable

Croacia, heroica: Francia, estable

Un análisis de las dos selecciones que este domingo definirán al nuevo campeón del mundo 

>> Croacia 'jugará 8 partidos' para ser campeón del mundo

Las virtudes de Croacia en el Mundial están relacionadas a lo anímico. Nos ha demostrado que no solo se corre con las piernas, sino también con el corazón. Pero también tiene fútbol. Porque solo con sangre no se remontan tres partidos para llegar a la final ante Francia.

El equipo de Dalic tiene un estilo: pelota al piso y tratar de progresar jugando en bloque. Siempre juntos. Cortos. A lo largo. Y obtiene respuestas para generar situaciones de gol de acuerdo con lo que propone el partido.

Si halla un equipo cerrado -como Inglaterra-, gana la segunda pelota o el rechazo al borde de área para intentar con disparos de lejos; si le quitan la pelota, sabe contragolpear, sin tanta velocidad, pero con mucha precisión.

Francia es un equipo diferente. Tiene un fútbol de menos toques. Más veloz y desequilibrante. Presiona más en el medio. Con Kanté. Regula el ritmo de su rival con Pogba y atropella a sus rivales con la velocidad de Mbappé.

La clave, como en todo este Mundial, está ligada a cuál marque el primer gol. Un gol croata implicaría que Francia arriesgue más de lo habitual. Pise el acelerador. Intente desde la posesión larga. Un gol de Francia le facilita la labor: me replegó, te reduzco espacios y te contragolpeo, que además es mi principal virtud en el Mundial. Así Giroud no tenga gol.

En el papel Francia es favorito. Es el equipo estable. Croacia es el conjunto heroico que todo lo puede. Tiene el coraje de Uruguay, el fútbol en la medular de España y a Modric, el mejor jugador del Mundial. ¿Cómo entonces no creer en que puede ser campeón del mundo?