El juego de ajedrez de Bélgica, por Roberto Martínez

El juego de ajedrez de Bélgica, por Roberto Martínez

Por Christian Fernández
@christianfb

Una lección. Eso es lo que dio hoy Roberto Martínez. Un entrenador español de 44 años que tiene como palmarés un título de la tercera división de Inglaterra con el galés Swansea y una FA Cup al frente del modesto Wigan venciendo al poderoso Manchester City.

Bélgica tuvo al rival más difícil en cuartos de final. Y lo derrotó realizando cambios para no solo controlar al enemigo, sino que para aumentar sus probablidades de dañar al adversario.

En relación al partido con Japón, Roberto Martínez hizo dos variantes de jugadores, y también dos cambios posicionales.

Ingresaron al once Marouane Fellaini y Nacer Chadli, y salieron Yannick Ferreira-Carrasco y Dries Mertens.

Pero lo destacado viene con la modificación de posiciones en el campo. Martínez sacó de la primera línea de volantes a Kevin de Bruyne y lo envió como un falso 9, haciendo que Romelu Lukaku, habitual centrodelantero, juegue por la banda derecha.

Esta variante logró que Miranda y Marcelo se ocupen en el fornido atacante del Manchester United. Dejando mayores espacios para De Bruyne y Eden Hazard, quien fue utilizado por la banda izquierda del ataque y tuvo un partido perfecto.

Los movimientos que realizó Bélgica en el Arena Kazán durante el primer tiempo generó ocasiones para anotar, siendo una de ellas concretada por De Bruyne, futbolista mejorado por Pep Guardiola en el Manchester City.

Bélgica marcó la diferencia en la primera etapa. En la segunda se defendió, no pudiendo aprovechar los balones robados. La excelente actuación del equipo defendiendo, teniendo a Thibaut Courtois como figura llevó al equipo a su segunda semifinal en una Copa del Mundo.

"Los jugadores fueron valientes. Aceptaron los cambios tácticos y supieron afrontar la situación y las variantes necesarias para ganar a Brasil", subrayó Roberto Martínez al final del encuentro.