Francia, el equipo que no se despeina

Francia, el equipo que no se despeina

Francia venció con justicia a Bélgica. El equipo de Martínez tuvo cinco minutos de inspiración en los que generó tres remates -unos desviado, otro desviado por Varane y el último atajado por Lloris- y nada más en el partido.

>> Mbappé y el sueño de su vida a los 19 años

Francia, claramente, es un equipo que entra y sale del campo con el mismo look. Sin despeinarse. Tiene respuestas ofensivas y defensivas para cada momento que ofrece un partido. Y lo desarrolla con la misma capacidad y eficacia ante Australia que como ante un equipo más poderoso como Bélgica.

Ayer controló el partido. No dominó la pelota ni el territorio, pero ejecutó su plan mejor que los belgas. Y cuando decimos que lo ejecutó mejor fue porque estuvo más vinculado a lo defensivo que a lo ofensivo. Porque en definitiva el éxito del equipo de Deschamps está más ligado a cuidar el cero.

Francia es un equipo que te hace intrascendente. Te neutraliza. Te espera tapando líneas de pase. Corto. A lo ancho y largo del campo. Te invita a su fiesta pero no te deja bailar. Y a partir de la recuperación del balón, te contraataca. Y es letal. Aunque no lo haya sido contra Bélgica. Y si no puede, busca por arriba. Y encuentra. Como ante Uruguay. Como ante los belgas. Primero Varane. Luego Umtiti. Zagueros claves por sus goles y por sus dotes defensivos. De los mejores del Mundial.

El colectivo de Francia en defensa es mejor que el de su ataque. De hecho, ejecuta bien su plan, su táctica, le ha traído triunfos, pero seguimos pensando que con los jugadores que tiene termina siendo medio amarrete. Un mejor progreso de jugadas desde la paciencia y la vinculación con el balón, avanzando en bloque, haría de este equipo una máquina completa.