Cuando no se puede jugando, cuando no se puede elaborando, la pelotita parada... 

>> Francia celebró en París la Copa del Mundo

El recordado periodista Daniel Peredo utilizaba esta frase cuando a los equipos les costaba generar situaciones claras de gol desde el funcionamiento y tenían una opción desde la pelota parada, que tomó protagonismo en la Copa del Mundo de Rusia 2018.
 
La cifra habla por sí sola: 73 de los 169 goles marcados fueron con balón detenido; es decir, el 43% en el Mundial. Y 30% si no se cuentan los goles de penal. Perú y Senegal fueron los únicos que no anotaron así.
 
Pero, ¿por qué tomó tanto protagonismo la pelota parada en esta competición?
 
Dos interpretaciones. La primera está relacionada directamente con el uso del VAR. La advertencia de revisión de jugadas dentro del área provocó que los defensores tuvieran mucho más cuidado con los usuales agarrones, tirones de camiseta y forcejeos que en otras oportunidades, por lo que esto permitió una mayor facilidad de movimientos a los equipos que atacaban de esta forma.
 
La segunda es más profunda. Y está relacionada con el juego. En un Mundial que los colectivos táctico-defensivos se impusieron a la gambeta y el desequilibrio -por eso no aparecieron Neymar ni Messi-y con pocas variantes ofensivas en su máxima diversidad, la pelota parada terminó siendo protagonista a partir de las pocas ideas, falta de eficacia y mala puntería -Giroud no remató una sola vez al arco y jugaba en el equipo campeón-.
 
La pelota parada, en definitiva, fue clave para abrir puertas cerradas. Para desequilibrar partidos parejos desde el trámite. Para recordarnos que la táctica fija no debe ser menospreciada como la última alternativa, sino como la principal de este Mundial.
 
Barros Schelotto: “En lo deportivo ya está, ganó River”
Copa Libertadores

El entrenador de Boca Juniors habló tras perder ante River Plate la final de la Copa Libertadores. El ‘Mellizo’ habló sobre el reclamo xeneize ante el TAS y los rumores que lo colocan en el Atlanta United de la MLS.

Justo campeón
“Antes que nada quiero agradecer y felicitar a los jugadores de Boca por cómo han jugado, incluso cuando tuvimos uno o dos menos. Y felicitar a River, que es el campeón. Hoy vimos dos equipos de primer nivel. Cualquiera podía ganar. El partido fue muy parejo. La diferencia fue el zapatazo de Quintero”.

El partido
"En el primer tiempo manejamos bien la pelota, River no podía entrarnos, no tenía espacios y marcamos bien. Hasta el empate de River fue parejo. No hubo un equipo que se haya destacado ni que superara al otro durante los 90 minutos, salvo por momentos. A la hora de la expulsión de Barrios, River sí empezó a manejar la pelota y en el alargue se notó".

Estado de ánimo
"Sentimos una gran tristeza. No solo por toda la gente que nos ha acompañado acá sino por todos los que siempre nos apoyaron, en los partidos que jugamos de locales, y en los entrenamientos. Que nos acompañaron hasta la autopista a despedirnos. Siento un dolor enorme por mí, pero más por la gente".

Charla en el vestuario
"Al plantel le dije que me había sentido representado. En el alargue apareció el carácter de los jugadores e hinchas. Se los agradecí de corazón porque dieron todo. No hay reproches, nadie se guardó nada. La final la gana uno y el otro la pierde".

Reclamo de Boca ante el TAS
"En cuanto a lo deportivo, está terminado para mí. Sería bueno que la Conmebol o el fútbol sudamericano tome alguna medida. No con respecto a quien ganó la copa o con sanciones a los clubes, pero no puede ser que ataquen a un micro del rival como sucedió. Ojalá cambien estas cosas. En lo deportivo ya está, ganó River".

¿Melancolía por el adiós?
"¿Si me voy a la MLS? Lo único que tengo es tristeza por no ganar la Copa y dársela a la gente de Boca, es lo único que me pone mal. No llevar la Copa a La Boca".

 

River derrotó a Boca y es campeón de América
Copa Libertadores

El equipo de Marcelo Gallardo ganó 3-1 en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid

Darío Benedetto (43’) abrió el marcador en el primer tiempo. Lucas Pratto (67’) empató en el segundo. Wilmar Barrios (92’) fue expulsado y dejó con diez a Boca en el inicio del alargue. Juan Fernando Quintero (109’) puso en ventaja a River y el ‘Pity’ Martínez (120’) liquidó el partido en una vibrante carrera final.