Zidane, mejor escrito en presente

Zidane, mejor escrito en presente

Un primero de julio de 2006, Zidane jugó uno de sus mejores encuentros en los Mundiales. Su vigencia, puesta en duda, se hizo notar en Alemania y Brasil pagó las consecuencias.

>> Ronaldinho y la escandalosa huaca que levantó al Camp Nou

El reloj de Zinedine Zidane hace rato que corre en dirección contraria. A la inversa. Noventa minutos y sus descuentos regulan su plazo final, y su decisión lamentablemente no conserva la opción de volver atrás. La incertidumbre que sopla, los 34 junios que carga sobre la espalda y esa voz aguda que repite a su oído que “todo tiempo pasado fue mejor”, añaden suspenso a la música que suena fuerte en su interior. Pero no es miedo, son ansias. Misterio. Una sensación a la que sus pies, y su mente, están a punto de enterrar en suelo de Frankurt.

No sé si es una premonición, pero los botines amarillos de Zidane copian el color de la camiseta que viste a los brasileños. Es de noche y Ronaldinho, Ronaldo y Kaká sonríen a la intriga de Zizou. Lo miman, abrazan y sin querer acarician aquel azulado número 10, al cual esperan mandar a la memoria en instantes. De hecho, por bulla y cartel, Brasil es el candidato mayor y, por tanto, el más indicado para jubilar a Zidane.

Pero el corazón del fútbol le debe una oportunidad más al francés y en el ocaso de su carrera aún hay amanecer en su juego. Dicen que la primera jugada de un partido empapa de confianza y Zidane no cuestiona. Rápidamente roba aquello que le pertenece, el balón, y lo pisa con naturalidad. Lo esconde como tantas veces,  pasa de Zé Roberto y Kaká y elude a Gilberto Silva a su antojo.  A continuación, mata en seco una pelota que baja de los aires, hace un sombrero a su amigo Ronaldo y sus pases se confabulan como mecanismo de todo un equipo.

Es evidente que a Zidane todavía le queda algo de combustible. Y de una pelota parada, que viaja al segundo palo, Henry devuelve a Brasil a casa. Al igual que ante España, Zidane no oculta señales de grandeza. A su vez, el retiro le solicita ajustar cuentas. Sin embargo, el reloj todavía le pertenece y lo lleva amarrado a su cabeza.

Luis Tejada, ante la oportunidad de cumplir el sueño de su vida
Rusia 2018

Panamá debuta en el Mundial de Rusia 2018 frente a Bélgica

>> Luis Tejada y un emotivo mensaje a Alberto Quintero

Llegó el día del debut de la selección de Panamá en el Mundial de Rusia 2018. El representativo dirigido por el entrenador colombiano Hernán Darío Gómez, más conocido como el 'Bolillo', enfrenta a Bélgica en el Olímpico Fisht, en Sochi (5:00 pm hora peruana).

Un conocido para el Perú que estará en el partido, al inicio desde la banca de suplentes. Es Luis Tejada, el delantero que ha militado en el Juan Aurich, Universidad César Vallejo y Universitario de Deportes, y actualmente juega en el Sport Boys.

El 'Pana' adelantó que son sus últimos partidos con la camiseta de su selección y que espera cumplir el sueño de su vida: meter un gol en una Copa del Mundo.

"Los cambio (goles) todos por que Dios me regale uno en el Mundial. No he jugado nunca en uno, pero los he visto y sé lo lindo que es celebrar un gol", dijo hace algunas semanas.

 

 

Segundo día de entrenamiento de Perú pensando en Francia
Selección Peruana

Motivación especial para Ricardo Gareca en el Arena Khimki

>> El nuevo puesto de Perú en el ranking FIFA

Alrededor de las 9:30 am (1:30 am hora peruana) se inició el segundo entrenamiento de la Selección Peruana pensando en el partido contra Francia, determinante para las aspiraciones de avanzar a los octavos de final del Mundial de Rusia 2018.

Dos días después de perder contra Dinamarca en el Mordavia Arena de Saransk, el equipo trabajó en el Arena Khimki y Ricardo Gareca empezó a definir el once que mandará al encuentro contr Francia, a jugarse el jueves 21 en Ekaterimburgo.

La novedad en el Arena Khimki fue la presencia de la familia de Ricardo Gareca. Incluso, el profesor jugó unos mimutos con su nieto.