Escribe Horacio Zimmermann

La expulsión de Figuera fue determinante. Lo dijo Córdova en la conferencia post derrota ante Melgar en Arequipa: “La roja nos condicionó”. Y tiene razón. Sin embargo, sus cambios también fueron determinantes para que la U haya caído en la altura.

Hasta la expulsión de Figuera (73’) e incluso los cambios de Córdova (entraron Denis x Chávez, Vargas x Siucho y Lavandeira x Núñez) la U seguía ganando 1-0. Es cierto, en el trámite Melgar era superior, pero el resultado decía lo contrario y había que sostenerlo.

Primero Córdova sacó del equipo a Siucho, un jugador que, independientemente que no ofreció mucho en ofensiva, por cómo se presentó el partido, ayudaba mucho en el repliegue debido a su buena condición física. ¿Por qué sacó a Siucho si Manicero estaba sin aire? El argentino, para la marca, para el trabajo táctico defensivo, estaba realmente agotado. Por lo tanto, tenía mucho menos respuesta para un contragolpe. ¿Y por qué ingresó Vargas? Aquí el primer error.

>> Ricardo Gareca y su primer objetivo con la Selección Peruana

El segundo error, tras la expulsión, fue no haber echado mano de un cambio con un jugador que se pare en el medio para darle aire a Páucar. Por el contrario, Córdova paró (a su lado) en el medio a Vargas y tiró a Lavandeira a la izquierda. Lo lógico hubiera sido meter a Romero. O al menos es lo que un DT pragmático hubiera hecho. Córdova no. Inventó a dos jugadores en posiciones no habituales para ellos (Vargas y Lavandeira).

El partido pedía que la U haga dos líneas de cuatro con Denis arriba. Con Núñez por derecha, Siucho por izquierda, o viceversa, Páucar y Romero al medio. No obstante, Córdova optó por improvisar a Vargas en el medio y sacar a dos de los jugadores que mejor recorrido le dan en el aspecto defensivo por los costados (Núñez y Siucho). Entonces perdió el partido.

No decimos que es fácil replantear o modificar para ganar. De hecho, creemos que todo cambio tiene argumentos de por medio. Sin embargo, contra Melgar la improvisación no le resultó al DT chileno. Y parte de esto se dio porque creemos que la condición de “refuerzos” de Denis y Lavandeira le otorgan la difícil disyuntiva entre usarlos o no, aun cuando el partido pida que no sean los cambios que se necesita para mejorar el rendimiento.

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.