Cristal, valiente pero con el mismo déficit

Cristal, valiente pero con el mismo déficit

Escribe Horacio Zimmermann

Le costó a Cristal el retroceso. O la transición de ataque a defensa. Como quiera llamarlo. Con tres atrás dejó muchos espacios para que Garcilaso contragolpee. Básicamente porque los carrileros debían cumplir una labor titánica en la altura de convertir a esos tres en cinco y, aparte, darle amplitud y profundidad al equipo en ataque. Si convivir con el ahogo en Lima para un lateral es difícil, en la altura cuesta el doble. Y se notó durante el compromiso.

Valiente propuesta de Salas. Cambió la táctica mas no el estilo. Dominó gran parte del juego a partir de una posesión con mucha paciencia. No obstante, complicó la labor defensiva. Pocas veces el equipo celeste, ayer de azul, agrandó hacia atrás. Trataba, más bien, de achicar siempre adelantando la línea de tres en el campo. Esto lo aprovechó Garcilaso con pases cruzados o en diagonal a la espalda o entre líneas. Por momentos porque había mucho espacio entre los tres y cinco de atrás que permitían a los locales filtrar y generar peligro.

>> Oficial: 24 convocados para enfrentar a Chile y Estados Unidos

Mejoró Cristal en la segunda etapa con el ingreso de Calcaterra por Cazulo. Con Ballón de ancla obtuvo más equilibrio. Con la pelota estuvo fino y acertado para generar situaciones de gol. Le faltó puntería en el último remate. Herrera tiró afuera remates que normalmente encaja entre los tres palos. Y a todo esto se volvió a presentar un déficit ya común que tiene el equipo: la pelota parada. De los 28 tantos que ha recibido Cristal en el año, 14, o sea la mitad, han sido con pelota quieta, incluyendo tres penales en contra.

Cristal obtuvo un punto, pero perdió dos. Por cómo se dio el compromiso y sobre todo porque Melgar ganó y alargó la distancia de puntos. Un aspecto positivo más: el uso de Olivares en un momento difícil del partido. Anotó el gol del empate y eso es importante para un delantero con proyección.

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.