Incongruencia crema

Incongruencia crema

Universitario de Deportes, dirigido por Nicolás Córdova, perdió jugando de local ante Real Garcilaso

>>Pablo Bengoechea y la definición del Torneo Apertura

“Lamentablemente son los jugadores que tenemos” fue lo que dijo el técnico Nicolás Córdova luego de la derrota de su equipo Universitario frente a Real Garcilaso en Lima.

Pocas personas han hecho hincapié en lo expresado por el entrenador chileno. Y no es que necesariamente tenga que utilizarse esta frase para criticarlo, sino también para tratar de explicar qué pasa con los merengues.

Definitivamente, en Universitario, existe una incongruencia entre lo que tiene (jugadores) y el estilo que propone Córdova. Y no culpamos al entrenador. Porque, como todos, debe ser el primero en querer ganar. Sus intenciones están fuera de discusión. El problema está arriba.

Cuando decimos arriba nos referimos a las decisiones tomadas en el escritorio. Córdova gustaba antes que llegue Troglio. Por haber eliminado a Flamengo en la Sudamericana y por ser un técnico joven. Pero definitivamente la dirigencia crema desconocía su método. Su estilo. Su propuesta.

Esto último podemos intuirlo porque la U no tenía los jugadores suficientemente capacitados técnica y tácticamente para lo que propone Córdova. Por eso sus declaraciones. Por eso los experimentos con Osorio de extremo. Por eso la falta de gol con Chávez.

¿En qué ha mejorado la U? Sigue defendiendo mal. Sigue sin tener claridad para generar situaciones de gol. Que haya cambiado de estilo respecto al último que tuvo con Troglio no ha implicado una mejoría, solo una diferencia de propuesta que no debe conformar solamente desde la idea, sino desde la ejecución de la misma. Y la U en cada partido demuestra que le cuesta más.

La U es un equipo que se ve afectado emocionalmente por los diferentes sucesos de un partido. Cuando tiene una clara, mejora. Toma confianza. Pero le dura poco. Porque termina siendo un arrebato anímico. Individual. Y cuando lo superan, la pasa realmente mal. Le generan muchas ocasiones de gol.

Hasta ahora lo mejor de la era Córdova es el apoyo que ha recibido la U de su hinchada. Incondicional. Con excepción de algunos que perjudican a su equipo a partir de conductas cuestionables -como en el clásico-.

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.