La velocidad y desequilibrio son sus principales virtudes. Kleiber Palomino es considerado por Universitario de Deportes como una de las grandes promesas

Llegó al Perú a los 11 años de Venezuela. La ciudad de Trujillo lo recibió para que empiece a dar sus primeros toques con la pelota. Cesar Vallejo lo reclutó para darle forma a su talento y respondió con su velocidad como extremo izquierdo. Todo esfuerzo tiene su recompensa y en un viaje a Lima para jugar la Copa Crema fue fichado por Universitario de Deportes.

No dudó en aprovechar la oportunidad. Dejó todo en Trujillo para perseguir su sueño y aceptó vivir en la Casa Hogar de la ‘U’. Cuando le preguntamos por su barrio, no duda en responder que es Breña. “Me aclimaté rápido”, fue la respuesta de Kleiber sobre su nueva vida en Lima.

“Estuve a punto de dejar el fútbol por un desgarro en los meniscos”, nos cuenta Kleiber como el momento más duro que atravesó en Lima. No jugó al fútbol por medio año y con el apoyo de sus padres logró superar el amargo momento.

“Me gusta el juego de Flores, Polo y Alexi Gómez”, respondió con contundencia cuando le preguntamos sobre los jugadores que admira, y nombró a Alexi Gómez como el jugador de experiencia con el que tuvo más comunicación, ya que compartieron camerino y concentraciones el año pasado.

Este 2018 con los problemas de Universitario, Palomino espera consolidarse para poder emigrar. Por el momento sus desempeños en reserva son buenos y marca la diferencia en cada uno de los encuentros.

Paolo cae en la primera final de la Copa Brasil
Peruanos en el exterior

Inter de Porto Alegre perdió 1-0 en su visita a Athletico Paranaense. Bruno Guimaraes anotó en el minuto 58. Paolo Guerrero jugó todo el partido. La revancha se juega el próximo miércoles en el Beira-Rio.