La pizarra de Challe

La pizarra de Challe

Recuperado de una operación que preocupó a todos, Roberto Challe regresó al banco de Universitario y tras unos cuantos ajustes, el equipo retomó el camino de los triunfos y se mantiene en la punta.

Tras la obtención del Apertura, el equipo sufrió un bajón notorio, tanto así, que en el Clausura, el triunfo tardó seis fechas en llegar. Ese mal arranque además, vino con dos dolorosas goleadas, ante Sport Huancayo (0-3) en el mismo Monumental y en Arequipa, ante Melgar (5-2).

Cuando el equipo parecía caer en un abismo incontrolable, apareció la experiencia y sapiencia de Roberto Challe. Recuperó a los seleccionados, asimiló la partida de Raúl Ruidíaz al fútbol mexicano y pese a la notoria ausencia del goleador, el profe trató de disimularla y darle valor a quienes quedaron. Ya no era momento de lamentos, era tiempo de echar mano al equipo y de sacar la pizarra.

[caption id="attachment_16730" align="alignnone" width="1000"]Foto: Comerciantes Unidos Foto: Comerciantes Unidos[/caption]

Asesorado siempre por Paolo Maldonado y 'El Puma' Carranza, empezaron los cambios. El primero, fue tal vez el más duro. Con la experiencia aprendida del año anterior, esta vez, no hubo rotación en el arco. Carlos Cáceda regresó de la Copa América, se cuadró bajo los tres palos contra Municipal y la 'U' no solo se reencontró con el triunfo, sino que mantuvo el arco en cero, cosa que las 5 fechas anteriores no había ocurrido.

En la banda derecha, se la jugó por Rodrigo Cuba, un jugador cuestionado en la primera parte del año, que no ha desentonado. Además, Challe rompió la dupla de centrales que parecía fija entre el colombiano García y Horacio Benincasa, para ubicar en la zaga a Adan Balbín y rotar a su acompañante entre los antes mencionados, aunque en algunos casos, ángel Romero retrocedió unos metros.

Hernán Rengifo

En la primera línea de volantes, Challe se la jugó por un nombre que pocos tenían. Emmanuel Paúcar ha sido titular todo el Clausura y para pesar del técnico, las 5 tarjetas amarillas acumuladas lo privarán del clásico ante Alianza Lima. La ausencia de Guastavino del once inicial, es otra de las determinaciones de Challe, mientras que sacar a Flores de la banda para convertirlo en manija detrás del punta fue un notorio acierto. Ante la partida del gol, el comando técnico se la jugó por Rengifo, quien tras su regreso, lleva tres goles marcados en cuatro partidos.

Además de una oncena que hoy se ha convertido en 100% peruana, hay variantes casi fijas, como los ingresos de Manicero y Guastavino, la rotación entre Giordano Mendoza y ángel Romero como acompañantes de Paúcar. En el caso de Romero, las variantes tácticas le han dado gol en ataque, y las veces que acudió al joven Ugarriza, este respondió anotando.

Roberto Challe ha demostrado que maneja la pizarra y los resultados han vuelto a acompañarlo. El jueves se viene un clásico más para él. Veremos con qué nos sorprende.

'Canchita' Gonzales es nuevo jugador de Melgar
Descentralizado

Melgar de Arequipa se sigue reforzando con miras al torneo Apertura. El 'Dominó' confirmó el fichaje de Christofer Gonzales. 

>> Un momento de espera para Luis Advíncula

Luego de los malos manejos administrativos de Sport Rosario, se confirmó que Christofer Gonzáles dejó el club. FBC Melgar de Arequipa estuvo atento a esto y anunció su contratación. 

Melgar informó a través de sus redes sociales la contratación del volante Christofer Gonzales, quien podrá jugar a partir del Torneo Clausura pues este año ya estuvo en Sport Rosario. "La familia rojinegra le da la bienvenida a Christofer Gonzales, flamante refuerzo del Dominó para la presente temporada. ¡RUGE CANCHITA!", informó el club en sus redes sociales.

De esta manera, Gonzales se convirtió en nuevo jugador de Melgar luego de haber estado en Sport Rosario este año.

La pelota parada y una respuesta a su protagonismo en Rusia
Rusia 2018
Cuando no se puede jugando, cuando no se puede elaborando, la pelotita parada... 

>> Francia celebró en París la Copa del Mundo

El recordado periodista Daniel Peredo utilizaba esta frase cuando a los equipos les costaba generar situaciones claras de gol desde el funcionamiento y tenían una opción desde la pelota parada, que tomó protagonismo en la Copa del Mundo de Rusia 2018.
 
La cifra habla por sí sola: 73 de los 169 goles marcados fueron con balón detenido; es decir, el 43% en el Mundial. Y 30% si no se cuentan los goles de penal. Perú y Senegal fueron los únicos que no anotaron así.
 
Pero, ¿por qué tomó tanto protagonismo la pelota parada en esta competición?
 
Dos interpretaciones. La primera está relacionada directamente con el uso del VAR. La advertencia de revisión de jugadas dentro del área provocó que los defensores tuvieran mucho más cuidado con los usuales agarrones, tirones de camiseta y forcejeos que en otras oportunidades, por lo que esto permitió una mayor facilidad de movimientos a los equipos que atacaban de esta forma.
 
La segunda es más profunda. Y está relacionada con el juego. En un Mundial que los colectivos táctico-defensivos se impusieron a la gambeta y el desequilibrio -por eso no aparecieron Neymar ni Messi-y con pocas variantes ofensivas en su máxima diversidad, la pelota parada terminó siendo protagonista a partir de las pocas ideas, falta de eficacia y mala puntería -Giroud no remató una sola vez al arco y jugaba en el equipo campeón-.
 
La pelota parada, en definitiva, fue clave para abrir puertas cerradas. Para desequilibrar partidos parejos desde el trámite. Para recordarnos que la táctica fija no debe ser menospreciada como la última alternativa, sino como la principal de este Mundial.