Las claves del título de Sporting Cristal

Las claves del título de Sporting Cristal

La justicia estuvo del lado del fútbol, esta vez. Sporting Cristal es un merecido campeón del Torneo de Verano. Desmotró ser mejor en la mayoría de compromisos que disputó, incluyendo el último compromiso ante Sport Huancayo en el Nacional, independientemente de que el resultado no haya reflejado lo que de verdad pasó en el trámite.

>> Pedro Aquino y una recompensa al esfuerzo desde Europa

1. Dinámico. El equipo de Mario Salas dejó de ser ese Cristal posicional que esperaba arriba las opciones sin mucha movilidad para convertirse en un equipo con buenos recorridos, pero sobre todo con buena lectura de juego por parte de sus futbolistas. A la lectura le sumó dinámica, vértigo y fuerza a su juego. Tanto en defensa como en ataque. Las transiciones, esas que destaca Salas en cada conferencia de prensa, y que deja claro que no son contragolpes, fueron una de las mejores virtudes del equipo rimense. Cuando quedó mal parado acudió a la falta táctica.

2. Más allá de Herrera. El equipo tuvo en Emanuel Herrera a un goleador espectacular. Nada mejor para un equipo con la propuesta de Cristal que un goleador como Herrera. En parte, el argentino terminó permitiendo a Cristal consolidar un estilo. En los últimos años el equipo del Rímac había buscado consolidar el juego y no había podido lograrlo debido a la ausencia de jerarquía en ataque. Hoy la tiene. Sin embargo, tampoco nada mejor para un delantero como Herrera que el juego de Cristal. Más allá de Herrera, Cristal funcionó muy bien en lo colectivo. 

3. Decisiones. Ciertas cosas son poco discutibles. Mario Salas llegó y tomó buenas decisiones. Devolvió a Cazulo al mediocampo, por ejemplo. Se la jugó por Revoredo, quien terminó un gran campeonado anotando el gol del título. Además, confió en un jóven como Flavio Gómez y potenció a varios futbolistas, logrando que rindan más cerca de su mejor nivel de manera regular. Hablamos, por ejemplo, de Ballón, Calcaterra, Costa, Revoredo, Merlo, Céspedes, Madrid, entre otros.

 

'Canchita' Gonzales es nuevo jugador de Melgar
Descentralizado

Melgar de Arequipa se sigue reforzando con miras al torneo Apertura. El 'Dominó' confirmó el fichaje de Christofer Gonzales. 

>> Un momento de espera para Luis Advíncula

Luego de los malos manejos administrativos de Sport Rosario, se confirmó que Christofer Gonzáles dejó el club. FBC Melgar de Arequipa estuvo atento a esto y anunció su contratación. 

Melgar informó a través de sus redes sociales la contratación del volante Christofer Gonzales, quien podrá jugar a partir del Torneo Clausura pues este año ya estuvo en Sport Rosario. "La familia rojinegra le da la bienvenida a Christofer Gonzales, flamante refuerzo del Dominó para la presente temporada. ¡RUGE CANCHITA!", informó el club en sus redes sociales.

De esta manera, Gonzales se convirtió en nuevo jugador de Melgar luego de haber estado en Sport Rosario este año.

La pelota parada y una respuesta a su protagonismo en Rusia
Rusia 2018
Cuando no se puede jugando, cuando no se puede elaborando, la pelotita parada... 

>> Francia celebró en París la Copa del Mundo

El recordado periodista Daniel Peredo utilizaba esta frase cuando a los equipos les costaba generar situaciones claras de gol desde el funcionamiento y tenían una opción desde la pelota parada, que tomó protagonismo en la Copa del Mundo de Rusia 2018.
 
La cifra habla por sí sola: 73 de los 169 goles marcados fueron con balón detenido; es decir, el 43% en el Mundial. Y 30% si no se cuentan los goles de penal. Perú y Senegal fueron los únicos que no anotaron así.
 
Pero, ¿por qué tomó tanto protagonismo la pelota parada en esta competición?
 
Dos interpretaciones. La primera está relacionada directamente con el uso del VAR. La advertencia de revisión de jugadas dentro del área provocó que los defensores tuvieran mucho más cuidado con los usuales agarrones, tirones de camiseta y forcejeos que en otras oportunidades, por lo que esto permitió una mayor facilidad de movimientos a los equipos que atacaban de esta forma.
 
La segunda es más profunda. Y está relacionada con el juego. En un Mundial que los colectivos táctico-defensivos se impusieron a la gambeta y el desequilibrio -por eso no aparecieron Neymar ni Messi-y con pocas variantes ofensivas en su máxima diversidad, la pelota parada terminó siendo protagonista a partir de las pocas ideas, falta de eficacia y mala puntería -Giroud no remató una sola vez al arco y jugaba en el equipo campeón-.
 
La pelota parada, en definitiva, fue clave para abrir puertas cerradas. Para desequilibrar partidos parejos desde el trámite. Para recordarnos que la táctica fija no debe ser menospreciada como la última alternativa, sino como la principal de este Mundial.