Mario Salas y un beneficio al futuro del fútbol peruano

Mario Salas y un beneficio al futuro del fútbol peruano

El estratega de Sporting Cristal, Mario Salas, encontró el mejor rendimiento de sus juveniles en el primer equipo.

>> Seattle Sounders dedica video al debut de Raúl Ruidíaz

Mario Salas, director técnico de Sporting Cristal, tiene en sus filas a cuatro futbolistas sub-20 que formaron parte del sparring de la Selección Peruana en el Mundial. El técnico chileno utilizó a cada jugador en determinados partidos y logró sacar el mejor rendimiento de cada uno. El buen trabajo en el fútbol formativo del cuadro celeste es reflejado por cada juvenil dentro del terreno de juego.

Christopher Olivares
A sus 19 años es el suplente de Emanuel Herrera en el equipo de Mario Salas. Un '9' con buen somatotipo y técnica que logró convencer al técnico chileno. En lo que va del 2018, Olivares lleva 8 partido jugados y suma un gol.

Fernando Pacheco
Mario Salas encontró en Fernando Pacheco un futbolista con mucho desequilibrio por la banda y con buen recorrido para apoyar al lateral. La velocidad que caracteriza al jugador de 19 años convenció al estratega chileno para que inicie la temporada como titular en Sporting Cristal. Ha disputado un total de 13 partidos y lleva dos goles con la celeste.

Marcos López
Anotó su primer gol en primera división ante Melgar en el estadio Alberto Gallardo. Puede jugar en cualquier posición del sector izquierdo. Fue formado como lateral, pero Mario Salas decidió utilizarlo como extremo y respondió ante un lateral experimentado como Giancarlo Carmona. Lleva 3 partidos jugados en el año y todos como titular.

Gerald Távara
Es el juvenil que más se acerca al juego del mejor Carlos Lobatón en Sporting Cristal. Volante mixto con buena pegada y mucho criterio para distribuir la pelota. Suma un total de 53 minutos jugados con Mario Salas.

 

 

 

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.