Sporting Cristal y un manual de estilo que respetar

Sporting Cristal y un manual de estilo que respetar

Escribe Pablo Ocaña 

Estando en los primeros días de una nueva temporada, lo más normal en Sporting Cristal es contar con un director técnico, refuerzos idóneos y fecha establecida para iniciar la pretemporada. Sin embargo, nada de esto ha sido definido. Una explicación a esta situación es que lo más importante en el club es tener al líder para que lo demás tenga sentido. ¿Por qué demora tanto la contratación del estratega? Hay características que debe cumplir el DT para tener el control del primer equipo del cuadro celeste.

Más allá del estilo de juego de un entrenador, Sporting Cristal se caracterizó en los últimos años por ser un equipo protagonista, con buen toque de balón, que presiona al rival y promueve juveniles al primer equipo. Estos aspectos son los que acercan al club al de los años noventa, algo que la dirigencia recalca en su discurso.

>> Carlos Benavides es nombrado presidente de Sporting Cristal

La demora en contratar a un director técnico sorprende a los hinchas de Sporting Cristal que están acostumbrados a tener información completa a estas alturas. Sin duda, el profesor Mario Salas dejó la valla muy alta. Un claro ejemplo es el intento del club por contratar a Sebastián Beccacece, estratega que cumple con el manual de estilo de la institución. Por eso, en el cuadro celeste se viene revisando con detenimiento muchos currículos y analizando las siguientes características que debe cumplir el estratega.

Protagonismo
Sporting Cristal por su historia es un equipo que siempre tendrá el favoritismo en cada partido. Tendrá la exigencia de ser el que asuma la iniciativa en cada encuentro. Sin embargo, ese protagonismo tiene un requisito, la posesión de pelota. El técnico que llegue al cuadro celeste debe desarrollar el pase y posesión como herramienta para llegar al arco contrario, dejando de lado el fútbol directo.

Trabajo con menores
Una de las virtudes del Club Sporting Cristal está en el buen trabajo que se realiza en menores. El estratega que llega al club no está obligado a implantar su metodología en las inferiores, pero debe contribuir con el crecimiento del juvenil y dejar futbolistas para los siguientes años.