Detestamos profundamente lo dicho por Phillip Butters para referirse al delantero ecuatroiano Felipe Caicedo. 

Si en la época del postmodernismo ya se vislumbraba un horizonte donde las escuelas dejarían de ser presenciales, ahora el concepto mutó y a esa primera idea hay que agregarle que no son más la primera fuente de información para las personas que protagonizan el mundo de estos días. Los chicos de la nueva generación captan mejor un mensaje proveniente de internet, de un fragmento corto audiovisual recogido de las redes, y se aterrorizan cada vez más de tener que abrir un libro.

Phillip Butters lo ha hecho de nuevo. Sí, seguramente volverá a pedir perdón. Aunque la verdad es que deberían cerrarle las puertas de todos los canales y radios de televisión. No es más un periodista responsable. Su mente es tan cerrada que darle vitrina a un señor así nos hace a nosotros también cargar con sus palabras. Nos obliga a tener que retractarnos por algo que no hemos dicho y ser culpables de un modo de pensar muy retrógrada.

De hecho, es mejor refrescarles la memoria y rememorar lo revelado por Butters en un programa de televisión. Una frase que rebotó en medios prestigiosos de todo el mundo, como Marca de España, y que nos exige a todos los peruanos a tener que responder por él.

Butters, periodista, si aún se le puede denominar así, manifestó lo siguiente: "los ecuatorianos no son negros, son cocodrilos de altura. Ustedes le hacen la prueba de ADN a Caicedo y no es humano. Es un mono, un gorila". Aquel fue el repertorio que utilizó el comunicador nacional para denominar al ecuatoriano Caicedo.

Sus palabras son absolutamente denigrantes. En D’ENGANCHE sentimos vergüenza ajena y estamos en contra de ellas. Aunque no debería ser nuestro rollo, le pedimos las disculpas del caso a Felipe Caicedo, gran delantero de la selección de Ecuador, y a todos los hermanos ecuatorianos.

En definitiva, hoy la labor de nosotros los periodistas deber ser justa y responsable, como dijimos anteriormente. Ya no somos sólo un conducto informativo, también somos una especie de institución educativa. Miles de personas nos leen. Y al decir algo tan estúpido como “cocodrilo de altura, mono o gorila” a un deportista por su color de piel es lo más vergonzoso que hemos escuchado en el último tiempo.

Marcelo Bielsa, no solo estratega sino también un moderador de la vida para muchos, por sus extraordinarias conferencias de prensa, se refirió de la siguiente manera a la nueva función que poseen los medios de comunicación.

“Los medios de comunicación influyen más que la familia y que la escuela. Es una vergüenza que los medios de comunicación eduquen a la gente porque ellos tienen unos intereses específicos distintos a los de la educación”, explicó Bielsa.

Y sí, con irresponsabilidades como la que se acaba de mandar Phillip Butters, el testimonio de Marcelo Bielsa cobra cada vez más vida y valor. ¿Así quieren que sean educados sus hijos? ¿Calificando a los demás por su tono de color? Cortemos la brecha de una buena vez. Todos merecemos una segunda oportunidad, Butters la acaba de desperdiciar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

'Canchita' Gonzales es nuevo jugador de Melgar
Descentralizado

Melgar de Arequipa se sigue reforzando con miras al torneo Apertura. El 'Dominó' confirmó el fichaje de Christofer Gonzales. 

>> Un momento de espera para Luis Advíncula

Luego de los malos manejos administrativos de Sport Rosario, se confirmó que Christofer Gonzáles dejó el club. FBC Melgar de Arequipa estuvo atento a esto y anunció su contratación. 

Melgar informó a través de sus redes sociales la contratación del volante Christofer Gonzales, quien podrá jugar a partir del Torneo Clausura pues este año ya estuvo en Sport Rosario. "La familia rojinegra le da la bienvenida a Christofer Gonzales, flamante refuerzo del Dominó para la presente temporada. ¡RUGE CANCHITA!", informó el club en sus redes sociales.

De esta manera, Gonzales se convirtió en nuevo jugador de Melgar luego de haber estado en Sport Rosario este año.

La pelota parada y una respuesta a su protagonismo en Rusia
Rusia 2018
Cuando no se puede jugando, cuando no se puede elaborando, la pelotita parada... 

>> Francia celebró en París la Copa del Mundo

El recordado periodista Daniel Peredo utilizaba esta frase cuando a los equipos les costaba generar situaciones claras de gol desde el funcionamiento y tenían una opción desde la pelota parada, que tomó protagonismo en la Copa del Mundo de Rusia 2018.
 
La cifra habla por sí sola: 73 de los 169 goles marcados fueron con balón detenido; es decir, el 43% en el Mundial. Y 30% si no se cuentan los goles de penal. Perú y Senegal fueron los únicos que no anotaron así.
 
Pero, ¿por qué tomó tanto protagonismo la pelota parada en esta competición?
 
Dos interpretaciones. La primera está relacionada directamente con el uso del VAR. La advertencia de revisión de jugadas dentro del área provocó que los defensores tuvieran mucho más cuidado con los usuales agarrones, tirones de camiseta y forcejeos que en otras oportunidades, por lo que esto permitió una mayor facilidad de movimientos a los equipos que atacaban de esta forma.
 
La segunda es más profunda. Y está relacionada con el juego. En un Mundial que los colectivos táctico-defensivos se impusieron a la gambeta y el desequilibrio -por eso no aparecieron Neymar ni Messi-y con pocas variantes ofensivas en su máxima diversidad, la pelota parada terminó siendo protagonista a partir de las pocas ideas, falta de eficacia y mala puntería -Giroud no remató una sola vez al arco y jugaba en el equipo campeón-.
 
La pelota parada, en definitiva, fue clave para abrir puertas cerradas. Para desequilibrar partidos parejos desde el trámite. Para recordarnos que la táctica fija no debe ser menospreciada como la última alternativa, sino como la principal de este Mundial.