En una entrevista para UOL Esporte, el agente de Christian Cueva, Ronald Baroni, se pronunció sobre el futuro del mediocampista.

>> Elogios desde Brasil para un Guerrero que no solo piensa en gol

Christian Cueva está lejos de su mejor versión desde que sufrió una lesión el 29 de marzo. En Sao Paulo, las críticas hacia el mediocampista son cada vez más constantes y el peruano sigue sin encontrarse. Para defenderlo y para hablar de su futuro, Ronald Baroni, agente de Cueva, se pronunció en una entrevista para el medio brasileño UOL Esporte. En donde se mostró indignado por las cargas en contra del mediocampista peruano.

"Es difícil estar físicamente bien si te estás recuperando de una lesión. Una vez ya recuperado, estará más suelto y sin el condicionamiento previo. Es fácil de decir. De todas formas, prefiero a hablar de la actitud del jugador. Siempre dije que volvería de la mejor manera, es una persona admirable", expresó Baroni. Las críticas no solo apuntan a Christian Cueva, también a todo el equipo y cuerpo técnico. Al ser preguntado sobre el Sao Paulo, el agente de Cueva prefirió evitar hablar del tema.

"No voy a opinar sobre el equipo. Estoy simplemente para hablar y proteger a Christian Cueva. Que incluso, en un corto periodo de tiempo, le dio mucho al Sao Paulo. Espero que haya respeto hacia él, es uno de los mejores jugadores del momento. A esto se suman sus objetivos y ofertas. Espero que esté feliz, de lo contrario, vamos a pensar en salir", señaló Baroni.

Ronald Baroni afirmó que no existen propuestas concretas de otros clubes por Christian Cueva, pero de todas formas, admite que: "si hay una oferta de nivel que Cueva merece, vamos". Luego agrego que, "el precio de un jugador es impuesta por el mercado, no por un club”. El volante peruano tiene contrato con el 'Tri' hasta el 2021, de todas formas, su agente bromeó sobre las supuestas ofertas para Cueva. "El precio real de Cueva es el de la mejor oferta. Claro, esta oferta debe ser real y no solo un rumor", finalizó.

Neymar asusta en Brasil
Rusia 2018

Brasil se prepara para enfrentar a Costa Rica el viernes en San Petersburgo

>> ¿Qué dijo Pekerman tras caída de Colombia ante Japón?

En el entrenamiento del martes de Brasil, Neymar, la figura del equipo, asustó a todos. El atacante abandonó la práctica acompañado del fisioterapeuta de la selección sudamericana, Rodrigo Mazziotti.

Una molestia en el tobillo de la pierna derecha obligó al jugador del París Saint-Germain a dejar los trabajos que la 'Canarinha' cumplía en Sochi con miras al encuentro contra Costa Rica, a jugarse el próximo viernes en San Petersburgo.

Lo ocurrido impactó a la prensa, pero todo volvió a la calma cuando la selección brasileña se pronunció indicando que la salida del entrenamiento del futbolista fue para preservarlo.

Los dolores de Neymar están localizados en el tobillo derecho y fueron causados por golpes que recibió durante el debut de Brasil en el Mundial el domingo pasado en Rostov frente a Suiza (1-1).

Aquino reemplazará a Tapia
Selección Peruana

Una de las variantes para enfrentar a Francia y que parece estar confirmada por el comando técnico de la Selección Peruana es la de Pedro Aquino por Renato Tapia en el mediocampo.

>> Un "vida o muerte" para Luis Advíncula

Tapia sufrió un golpe fuerte en la zona lateral de la cabeza en el partido contra Dinamarca y tras habérsele practicado una resonancia magnética que no arrojó problemas mayores, se tomaría las precauciones del caso para no exigir al futbolista del Feyenoord.

El reemplazo natural de Tapia es Aquino, ahora jugador del León de México. Pedro se ha ganado la confianza de Ricardo Gareca para afrontar partidos importantes cuando no se pudo contar con Renato.

Son jugadores diferentes, aunque con la misma tarea: ser el ancla del equipo. Es decir, jugar siempre por delante de los dos defensores centrales peruanos. Y servir como primer pase en el progreso de las jugadas de ataque.

Aquino es un jugador que se asocia bien, duro para la marca y con buen salto. Probablemente su mejor virtud esté relacionada a siempre estar cerca de la posición de la pelota, con una buena lectura de lo que pide cada jugada.