Por: Horacio Zimmerman
 
El país está triste. Y con razón. Paolo Guerrero, el capitán, no podra disputar el Mundial. Una lástima por el delantero. Nos afecta a todos. Hubiéramos querido tener a Guerrero en el Mundial, por su importancia y jerarquía, pero sobre todo por la persona. Eso no quita que tengamos un interpretación de la situación.

>> ¿Cuánto afecta la ausencia de Guerrero en el juego de la Selección Peruana?

La sanción mínima por reglamento por casos de doping en el reglamento FIFA de depoje es de 2 años. A Paolo Guerrero le dieron 1 año inicialmente. Esto, seguramente, considerando lo que menciona el TAS en el comunicado que publicó ayer: hubo negligencia, pero no fue significativa. Es decir, no hubo intención de obtener una ventaja deportiva. Luego, Guerrero apeló y FIFA le redujo la sanción a 6 meses (de 2 años a 6 meses ya era considerable). Aquí debió haber autocrítica por parte de Guerrero. Y la mejor (autocrítica) hubiese sido aceptar la reducción a 6 meses. Porque así sea involuntario, era incuestionable que el metabolito estaba en su cuerpo. Pero Paolo Guerrero no quiso. Fue en busca de limpiar su honor. Su imagen. Con total derecho por saberse inocente. 
 
Entonces, puso en duda la decisión de FIFA -la reducción a 6 meses- apelando al TAS. El análisis, ya con el resultado, es el siguiente: Paolo Guerrero no debió apelar al TAS. No porque esté bien o mal, sino porque que podría haber esperado a que WADA apele la decisión ante el TAS e ir de la mano de FIFA a defender sus 6 meses (ya aceptados a modo de autocrítica). 
 
Esto porque se considera que es mejor estar del lado de FIFA que en su contra. Ahora, esto, sigue siendo subjetivo. Quizás no impedía que se le suba la sanción. Pero es mejor tener de aliada a FIFA, aceptar su decisión antes que ponerla en duda. En entredicho. 
 
De todos modos, creemos que la sanción es desproporcionada para una persona cuya inocencia ni culpabilidad está totalmente comprobada desde la intención, según lo que hemos podido saber, a la espera de leer algún día los arguentos completos. Lo único que ampara la decisión del TAS es el reglamento. Y los reglamentos no tienen sentimientos.
'Canchita' Gonzales es nuevo jugador de Melgar
Descentralizado

Melgar de Arequipa se sigue reforzando con miras al torneo Apertura. El 'Dominó' confirmó el fichaje de Christofer Gonzales. 

>> Un momento de espera para Luis Advíncula

Luego de los malos manejos administrativos de Sport Rosario, se confirmó que Christofer Gonzáles dejó el club. FBC Melgar de Arequipa estuvo atento a esto y anunció su contratación. 

Melgar informó a través de sus redes sociales la contratación del volante Christofer Gonzales, quien podrá jugar a partir del Torneo Clausura pues este año ya estuvo en Sport Rosario. "La familia rojinegra le da la bienvenida a Christofer Gonzales, flamante refuerzo del Dominó para la presente temporada. ¡RUGE CANCHITA!", informó el club en sus redes sociales.

De esta manera, Gonzales se convirtió en nuevo jugador de Melgar luego de haber estado en Sport Rosario este año.

La pelota parada y una respuesta a su protagonismo en Rusia
Rusia 2018
Cuando no se puede jugando, cuando no se puede elaborando, la pelotita parada... 

>> Francia celebró en París la Copa del Mundo

El recordado periodista Daniel Peredo utilizaba esta frase cuando a los equipos les costaba generar situaciones claras de gol desde el funcionamiento y tenían una opción desde la pelota parada, que tomó protagonismo en la Copa del Mundo de Rusia 2018.
 
La cifra habla por sí sola: 73 de los 169 goles marcados fueron con balón detenido; es decir, el 43% en el Mundial. Y 30% si no se cuentan los goles de penal. Perú y Senegal fueron los únicos que no anotaron así.
 
Pero, ¿por qué tomó tanto protagonismo la pelota parada en esta competición?
 
Dos interpretaciones. La primera está relacionada directamente con el uso del VAR. La advertencia de revisión de jugadas dentro del área provocó que los defensores tuvieran mucho más cuidado con los usuales agarrones, tirones de camiseta y forcejeos que en otras oportunidades, por lo que esto permitió una mayor facilidad de movimientos a los equipos que atacaban de esta forma.
 
La segunda es más profunda. Y está relacionada con el juego. En un Mundial que los colectivos táctico-defensivos se impusieron a la gambeta y el desequilibrio -por eso no aparecieron Neymar ni Messi-y con pocas variantes ofensivas en su máxima diversidad, la pelota parada terminó siendo protagonista a partir de las pocas ideas, falta de eficacia y mala puntería -Giroud no remató una sola vez al arco y jugaba en el equipo campeón-.
 
La pelota parada, en definitiva, fue clave para abrir puertas cerradas. Para desequilibrar partidos parejos desde el trámite. Para recordarnos que la táctica fija no debe ser menospreciada como la última alternativa, sino como la principal de este Mundial.