4 razones del empate entre Perú y Colombia

4 razones del empate entre Perú y Colombia

Perú jugará el repechaje ante Nueva Zelanda. El equipo de Gareca tenía que ganar para asegurar al menos la repesca y no depender de otros resultados; sin embargo, empató y se vio beneficiado por el resto de partidos.

>> Paolo Guerrero y un tiro libre que ya no es casualidad

1. Duro de matar. Colombia es un gran equipo. La organización defensiva del equipo de Pekerman fue impecable. Movimientos coordinados perfectos impidieron que la Selección Peruana prosperara en ataque. No se recuerda ninguna jugada en que un peruano haya quedado mano a mano con un colombiano. Ninguna. El montaje defensivo cafetero fue impecable y se impuso a la ofensiva blanquirroja.

2. La fuerza. Colombia controló el partido. No es que haya sido superior, ojo. El partido fue parejo. Con igual número de ocasiones de gol. Al haber sido peleado, friccionado, Colombia sacó ventaja en las divididas. Por la fuerza y corpulencia física de sus jugadores. Sobre rodo por esto último. Fue beneficioso esto para Colombia por la diferencia física entre sus jugadores y los nuestros. Desde la talla hasta el peso. Al ser menos en fuerza, faltó juego. No fue la mejor versión peruana.

3. Guerrero tomado. Pekerman planteó un partido de lucha. Puso dos líneas de cuatro juntas que impidió el juego asociado de Perú. Y a su vez, mandó a tomar a Paolo Guerrero con marca cercana cuando Gallese sacaba. De esta forma, la pelota larga al pecho del Depredador no fue la solución a los problemas de asociación que tuvo Perú como en otros partidos. Entonces se complicaron más las cosas. Y Perú cayó en la intrascendencia. La única forma era de balón parado y Paolo la aprovechó. Golazo que nos mete en el repechabe cuando parecía todo perdido.

4. ¿Arreglado? Sobre el final, Perú empezó a tocar la pelota en su cancha. Sin progreso. El empate clasificaba a Colombia y metía a Peru en el repechaje de acuerdo a los otros resultados. No se sabe si hubo pacto sobre el final, pero sí hubo una evidencia de que nuestra selección se conformaba con el empate: los pases en nuestra cancha hasta que acabe el partido. Había sido tan difícil el partido, con una Colombia imoenetrable, que la decisión parece acertada. Hasta ahora.