Escribe Horacio Zimmermann

Perú jugó dos amistosos contra Argentina. En ambos empató 0-0. Estos partidos dejaron cosas. Algunas buenas y otras malas. Aunque corregibles. Con el tiempo y la competencia.

Lo bueno: el sacrificio
Los partidos también se equiparan y ganan desde el terreno anímico. Contra Argentina, Perú se dio cuenta que únicamente con lo futbolístico no alcanzaba. Por eso hubo un alto grado de compromiso por el esfuerzo. La voluntad con el compañero y con el equipo. Todo esto permitió buenas transiciones de ataque a defensa. Rápidas, controlando las arremetidas argentinas. Buen trabajo de Perú sin la pelota. Sin ser un equipo asfixiante, sino uno que tapa las líneas de pase del rival, concedió pocas oportunidades al equipo de Diego Placente. Otro aspecto positivo es el resultado. A pesar de haber sido superados en el trámite de ambos encuentros, ligeramente, eso sí, conseguimos que no nos anoten. Que no nos ganen. Y eso suma. Para la confianza y para permitirnos saber que dando más y jugando mejor podemos ganar.

>> ¿Por qué es importante que Perú organice el Mundial Sub 17?

Lo malo: el trabajo colectivo con el balón
Muchos errores individuales desde la que es una decisión: salir jugando desde el arquero con pelota a ras de piso. Si salimos jugando sin intención, para tirarla a dividir por dividir, no nos sirve de nada. Pocas conexiones entre los jugadores peruanos. Poco riesgo para filtrar pelotas entre líneas y romper la presión de los argentinos. Ruiz, el delantero y goleador del equipo, estuvo siempre incomunicado de los volantes. Lo mismo que los extremos Cavero y Grimaldo. Por eso, el ataque de Perú terminó siempre siendo por arrebatos individuales antes que por jugadas colectivas. Esto nos genera una pregunta: ¿No es mejor tener menos delanteros pero comunicados con los volantes en lugar de tener muchos e incomunicados del equipo?

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.