Cueva y Gareca: una comunión que valió un Mundial

Cueva y Gareca: una comunión que valió un Mundial

Gran parte del éxito actual de Christian Cueva se lo debe a Ricardo Gareca. El argentino confió en él cuando nadie lo hacía y hoy es una de las caras más queridas de la selección nacional que acaba de ganarse un boleto al Mundial.

>> Cueva, el toro y el barró de Huamachuco que cargó en sus bolsillos ante NZ

Para nadie es un secreto que Ricardo Gareca gusta de jugadores habilidosos, desequilibrantes y quimbosos. Cuando llegó al Perú en el 2008 a Universitario, convirtió a Donny Neyra en el mejor jugador del campeonato nacional. Lo llenó de confianza y permitió que todo su talento se ponga de manifiesto. Neyra llevó a la ‘U’ a ganar un Apertura de forma contundente. Los golazos de Donny llegaban domingo a domingo y con ellos también el hincha a la tribuna.

Cuando a Gareca le tocó volver para dirigir a la selección, sus ojos apuntaron a Christian Cueva. Características similares: habilidoso, desenfadado, desequilibrante. Su momento no era el mejor, su condición física tampoco. Es más, había vuelto de España, donde no tuvo un paso muy feliz en Rayo Vallecano. Para colmo de males, poco antes de la Copa América de Chile, ‘Cuevita’ había sido suspendido más de tres fechas en Alianza Lima por una inconducta. Su historia parecía ser una de tantas en nuestro país, aquella que dice que un jugador talentoso podía desaparecer por una mala cabeza, pero ahí apareció el ojo del ´Tigre’. Y a poco de la convocatoria final para la Copa en Chile, su nombre se metió entre los 23. Nadie lo tenía, muchos criticaron a Gareca, pero él siempre lo respaldo a pesar del qué dirán. “Cuando todos me criticaban, él creyó en mí. Y no desaproveché mi oportunidad”, reveló en su momento el propio Cueva en una entrevista para la FIFA.

‘Cuevita’ creció, se puso en gran forma física y se convirtió en Cueva, el ‘10’ de la selección. Marcó nada menos que contra Brasil el primer gol peruano en la Copa América de Chile y el abrazo con Gareca no se hizo esperar. Fue una de las figuras del torneo, se metió inclusive en el equipo ideal y a Lima no volvió para jugar. Fichó por Toluca y se convirtió en referente de la ‘Blanquirroja’.

Titular en las Eliminatorias, tropezó contra Chile haciéndose expulsar, pero ahí asomó nuevamente Gareca para protegerlo con el cariño de un padre, pero para sostenerlo con el ojo de un técnico que sabe y confía. Regresó tras la suspensión y siguió firme en el once. Jugó la Copa América Centenario y regaló un golazo contra Ecuador, dejó México para llegar a Sao Paulo y tras besar el escudo se metió al hincha tricolor en los bolsillos con sus jugadas y goles. Tuvo la osadía de encargarse de los penales en su club y también la hombría de llorar cuando falló contra Colombia.

Hoy Christian Cueva es el rostro de la selección, aquel que nunca deja de sonreír, aquel que no expresa cansancio, aquel que sigue jugando aún sin perder la responsabilidad. Es uno de los grandes responsables de la clasificación, al marcar 4 conquistas en las Clasificatorias y obsequiar tantos como el de Nueva Zelanda a Farfán.  

Cueva hoy sigue brillando; hasta la FIFA reconoció a aquel niño que alguna vez se ganó un toro jugando un campeonato en Huamachuco y que hoy quiere romper otro mito en el mundial de Rusia. Cueva es hoy un embajador peruano en el mundo y todo gracias al ojo del ‘Tigre’ Ricardo Gareca.

El no de Ibrahimovic a un partido con gol de Raúl Ruidíaz
Peruanos en el exterior

Seattle Sounders goleó 5-0 a Los Angeles Galaxy. Raúl Ruidíaz jugó los 90 minutos y anotó el último tanto del encuentro a los 67 minutos

>> Seattle Sounders dedica video al debut de Raúl Ruidíaz

Seis partidos y dos goles es el saldo de Raúl Ruidíaz en la Major League Soccer de los Estados Unidos. Coincidentemente, Seattle Sounders ha ganado todos sus partidos desde el debut del peruano. Un presente totalmente contrario al de Los Angeles Galaxy de Zlatan Ibrahimovic, club que desde el pasado 29 de julio no puede sumar de a tres y registran dos derrotas y dos empates en los últimos cuatro encuentros.

La gran ausencia del encuentro fue Ibrahimovic, el sueco había dejado muy en claro la molestia que le genera jugar en campos sintéticos como el del Centurylink Field de Seattle. "Creo que es una pena tener que jugar en cancha sintética, porque el fútbol no fue creado en este tipo de cancha. Únicamente he jugado un solo partido en campo sintético en mi vida, fue ante Portland Timbers y jugué 10 minutos, fue la peor cancha en la que he jugado. Eso lo dice todo", explicó el delantero a través de sus redes sociales.

Las declaraciones de Ibrahimovic pusieron en duda su presencia ante el equipo de Ruidíaz, algo que finalmente se concretó, ya que el sueco no apareció ni en la banca de suplentes. “Galaxy busca estar en el Top 3 del Oeste, pero tendrá que ingeniárselas muy posiblemente sin los hermanos Dos Santos por lesión y habrá que ver si Zlatan Ibrahimovic se anima a jugar en el pasto sintético de Seattle”, señaló la web de Univisión Deportes antes del partido.

La victoria permite a Seattle Sounders ubicarse en puesto de Playoffs, con 10 partidos por jugar para el final de la temporada regular.

Solo un buen debut para Cristiano Ronaldo en la Seria A
Resto de Europa

Juventus derrotó 3-2 al Chievo Verona con un Cristiano Ronaldo que no pudo anotar a pesar de jugar los 90 minutos

>> Cristiano Ronaldo responde a críticas por llegar a la Juventus

La liga italiana comenzó con la gran expectativa de ver a Cristiano Ronaldo defendiendo la camiseta de la Juventus de Turín. El actual campeón de Italia jugó de visita ante Chievo Verona en el estadio Marc'Antonio Bentegodi, escenario que hace 34 años registró el debut de Diego Armando Maradona con el Napoli.

Cristiano fue el único delantero en el 4-2-3-1 alineado por Massimiliano Allegri, por delante del tridente que conformaron el argentino Paulo Dybala, el colombiano Juan Cuadrado y el brasileño Douglas Costa. El portugués rozó el gol hasta en tres ocasiones, pero no pudo tener el debut soñado con su nuevo club tras nueve años en el Real Madrid.

El partido no fue nada fácil para Juventus a pesar de que se adelantaron en el marcador con un tanto de Sami Khedira (3’). El equipo local logró darle vuelta al score con goles del polaco Mariusz Stepinski (38’) y Emanuele Giaccherini (56’). Sin embargo, un autogol de Mattia Bani y una anotación agónica de Federico Bernardeschi (93’+1) sentenciaron el resultado.