Dos rivales acorde al crecimiento

Dos rivales acorde al crecimiento

Escribe Pablo Ocaña 

La Selección Peruana inició el proceso para buscar la clasificación a Qatar 2022 ante selecciones de nivel, Alemania y Holanda. Dos encuentros que le permitirán a Ricardo Gareca llegar a mejores conclusiones para desarrollar un fútbol que le permita alcanzar sus objetivos, en este caso la Copa América Brasil 2019 y el Mundial. Si bien es cierto, Perú perdió los dos partidos disputados de visita, el resultado queda de lado teniendo dos rivales que exigieron más de la cuenta y que plasman un juego que el estratega argentino busca alcanzar.

Dentro de los 180 minutos jugados por la Selección Peruana, lo más seguro es que nos quedemos con los buenos pasajes del partido que se mostró ante potencias del fútbol. Sin embargo, el aprendizaje está en los momentos que nos tocó sufrir el ataque de Holanda y Alemania.

>>Gareca y la intención de Zambrano en Alemania

La primera conclusión está en la manera de salir a afrontar los encuentros. El equipo no se olvidó que está en condiciones de hacerle pelea a cualquier selección sin importar el lugar. Otro aspecto, es que Perú sigue desarrollando un estilo de juego que logró alcanzar en la Eliminatoria y que lo acerca más al triunfo. Esto es favorable sabiendo que Ricardo Gareca buscaba en estos amistosos ratificar y sostener el rendimiento de su elenco.

La segunda conclusión parte desde los momentos del partido que nos tocó sufrir el poderío de Holanda y Alemania. El equipo enfrentó a dos selecciones que presionan constantemente las salidas y que realizan una posesión prolongada en un determinado lapso del encuentro. Dos estilos que vienen marcando una diferencia en el fútbol. Ante esto, el trabajo de Ricardo Gareca está en estudiar esas circunstancias del enfrentamiento y buscar la solución adecuada.

Estos dos partidos son el punto de partida ante la búsqueda de llegar al Mundial de Qatar 2022. Holanda y Alemania se prestan para el crecimiento individual y colectivo de la Selección Peruana. No se logró un resultado favorable, pero estamos seguros que se ganó mejores conclusiones que le permitirá a Ricardo Gareca alcanzar el pico alto de rendimiento de su equipo.

 

 

Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.