Ecuador - Perú: el triunfo histórico

Ecuador - Perú: el triunfo histórico

Por Pablo Ocaña

El partido que nos metió de lleno a la pelea por la clasificación y convenció a la gente que se podía llegar al Mundial

>> El universo de jugadores de Perú que aspira al Mundial

Llegábamos a Quito luego de ganarle a Bolivia en el Estadio Monumental con un sinsabor que pudimos empatar y complicarnos con la clasificación. El apoyo fue increíble y miles de hinchas peruanos se hicieron presentes en el Atahualpa.

Denganche estuvo presente en Ecuador. El recibimiento a la Selección Peruana fue motivador para los jugadores. Aún puedo recordar el famoso Banderazo, donde miles de hinchas que llegaron a Quito cantaban todas las canciones del equipo. No podía faltar que los jugadores salgan a saludar a la gente. El rostro de cada uno de ellos al ver reunidos a todos los peruanos, reflejaba el triunfo.

El día crucial
Muy temprano pude recorrer algunas calles de Quito y darme cuenta que en cada esquina me cruzaba con un hincha peruano con su camiseta puesta. En algún momento pensé que estaba en Lima, pero luego el calor insoportable y la altura me recordaban que estaba en Ecuador.

Las afueras del hotel donde concentraba la Selección estaba repleto de todos los hinchas.

Una vez instalado en el estadio, los nervios me invadían y la fe crecía. Los primeros en llegar al estadio fueron los hinchas peruanos que dé a pocos llenaban los sectores designados. Inicié la transmisión y confirmé el equipo que lograría el triunfo histórico: Cáceda, Corzo, Ramos, Rodríguez, Trauco, Tapia, Yotún, Carrillo, Cueva, Flores y Guerrero.

El resultado fue de 2 a 1. Pude gritar los goles de Edison Flores y Paolo Hurtado. "Triunfo histórico", repetía y gritaba delante de miles de ecuatorianos que se retiraban eliminados del estadio. No me lanzaron botellas ni me insultaron, pues ellos comprendían mi locura por ver a mi Perú ganar. Y no era un triunfo cualquiera, sino el triunfo histórico.

El recibimiento después del triunfo
El hotel reventó. Imagínense que el hotel fue invadido por miles de peruanos que repetían “nos vamos a Argentina qué va pasar”. Cada jugador desfiló para irse a sus cuartos y todos coreaban sus nombres. Lo curioso fue que el bus que llevaría a la Selección Peruana al aeropuerto se malogró y no avanzaba para nada. Todos los hinchas a empujar y no dudé en hacerlo.

Mi anécdota
Tanta fue mi emoción que perdí mis documentos. Viaje con DNI y sin pasaporte. Me imagino que por la emoción perdí todo. No podía salir de Ecuador por nada. Las gestiones las hice una vez estando en el aeropuerto y tuve que regresar a la ciudad para tener mi salvoconducto. Casi pierdo el vuelo y no tenía ni un dólar para volver a Lima. Sin embargo, siempre repetía que estuve en el triunfo histórico de mi Selección.