El regreso de Joel Sánchez

El regreso de Joel Sánchez

Escribe Daniel Cáceres

La carrera deportiva de Joel ha sido extraña. Un jugador “correcto” y de “buen pie” que nunca se consolidó con ningún técnico de la selección. Cuando empezó a brillar con San Martín y tras un aceptable partido con la blanquirroja en Bolivia, fue suspendido al dar positivo en el control antidoping. Tres años después volvió a las canchas y lo hizo mejor que antes. Gareca lo convocó y Joel, otra vez, lo hizo bien en aquella Copa América del 2015. A pesar de ello, no tuvo la continuidad esperada en los siguientes partidos del seleccionado y con el tiempo, su nombre se fue borrando de la lista de potenciales convocados. En Sporting Cristal fue muy intermitente y en el Queretaro de México, tras un inicio prometedor, tampoco trascendió.

Volvió a Perú (para muchos un signo de fracaso) el año pasado y tuvo un cierre de temporada aceptable. Pero en la actual Copa Libertadores Joel ha vuelto a demostrarnos que aún puede ser útil en la selección. Los arequipeños, a pesar de lo corto de su plantel, han logrado meterse a la fase de grupos tras superar 2 eliminatorias del torneo de clubes más importante de Sudamérica. Esto no es poco y mucho de ello, se debe a él, quien mueve los hilos del equipo ahora como “10”, una posición donde muchos tenemos incertidumbre, dada la incógnita que representa el presente actual de Cueva y Benavente.

¿Qué le podría aportar Joel Sánchez al seleccionado?

Lo respondemos desde distintas perspectivas:

  1. Técnicamente: Es un jugador con mucha claridad y con buen traslado de balón. “La pone al piso”, algo que no solo valora nuestra afición, sino el propio Ricardo Gareca.
  2. Tácticamente: Es polifuncional, algo que cualquier técnico valora, y bajo esa mirada, puede ser una alternativa a Cueva o Benavente como “10”, a Yotún como mixto (posición donde ni Calcaterra y Peña terminan por convencer), y como extremo por las bandas.
  3. Físicamente: Es un jugador alineado a los tiempos actuales, de rápidas transiciones y que se adapta a la intensidad de un partido veloz y apretado.
  4. Psicológicamente: El impulso de un presente motivador tras 2 años casi desaparecido, en un equipo en el que se sabe una pieza importante e influyente, marca una diferencia versus el presente actual de varios habituales convocados.

Esperamos que este buen jugador tenga una oportunidad más en la selección. Gareca, sabrá decidir.