Infantino, Guerrero y una decisión política

Infantino, Guerrero y una decisión política
Paolo Guerrero se reunirá con Gianni Infantino para intentar encontrar una salida a su caso

>> Maradona y un conmovedor mensaje hacia Paolo Guerrero

Por donde se vea, la decisión de Infantino y FIFA en relación con el caso de Paolo Guerrero, será una cuestión política debido a que legalmente sería incorrecto que desconozca la decisión tomada por el TAS, sobre todo teniendo en cuenta que el propio futbolista fue quien se sometió a la decisión del tribunal. A lo que nos referimos es que FIFA podría tomar una decisión políticamente estratégica. Y ya parece haberlo hecho. A Infantino no le conviene pelearse con FIFPro; al contrario, aceptar la reunión con Guerrero ya es una primera respuesta: estoy dispuesto a escuchar, sentarme y conversar sobre sus preocupaciones.
 
Hay una serie de decisiones que los órganos autónomos toman sin importar algunas cuestiones que tienen que ver con la moral. Sí, sería incorrecto y un mal precedente para WADA que FIFA permita que Guerrero juegue el Mundial y la sanción se aplique después, pero también está de por medio la agremiación mundial de jugadores con la que Infantino no haría bien en embarrar la relación.
 
Esto último a partir del pedido de Dinamarca, Francia y Australia -rivales del equipo nacional- de que Perú pueda contar con Guerrero en la Copa del Mundo, en un gesto conmovedor, pero sobre todo ejemplar, demostrando que el fútbol va más allá de las rivalidades, pero sobre todo de los resultados.
 
Pongamos un ejemplo. Los indultos presidenciales pueden generar una serie de cuestiones que afectan la moral; sin embargo, políticamente es una estrategia de gobierno que se debe saber cuándo aplicar. E infantino tiene que estudiar esta decisión no solo tomando en cuenta la petición del jugador y los peruanos, sino también del mundo de fútbol.
 
Copa La Liga: dos viejos conocidos a la final
Fútbol Peruano

Este fin de semana se acaba Copa La Liga cuando se enfrenten Atlético FC y Playa del Sol por la tan ansiada copa que todos aspiran levantar. Sin embargo, los partidos por semifinales de este torneo sí que fueron ajetreados y mostraron un gran nivel, dejando fuera a rivales como Real Club e Inmaculada 2004.

En el primer partido de semifinales, Atlético FC siempre la tuvo cuesta arriba frente al equipo de los ex colegiados. Inmaculada 2004 se adelantó con un gran gol de Rodrigo Urrunaga tras un preciso centro de Marco Tovar, que buscaba ser figura. Pero para sus intereses, el conjunto vestido de verde nunca se rindió y así, tras tanta insistencia en el área contraria, consiguieron el empate gracias a Juan Rodríguez, que mandaba al descanso con el empate parcial.

En el segundo tiempo, Atlético FC salió diferente, el entrenador ajusto detalles y se veía otra cara en el equipo liderado por Nicolás Fisher. Sin embargo, no siempre todo va bien. En una jugada en el área de los verdes, tras varios rebotes, Rodrigo Urrunaga clavó el segundo tanto para Inmaculada 2004. Atlético no perdió las ganas de llegar a la final y tras el penal bien pateado Giorgio Sangiorgi, consiguieron el empate transitorio nuevamente. Pero las figuras aparecen cuando más se los necesita. Faltando 5´ para que finalice el partido, apareció Ramón Venegas para meter un golazo desde afuera del área, sentenciar el encuentro y meter al Atlético FC a la final.

Por otro lado, Playa del Sol también la tuvo complicada. Real Club se adelantó en los primeros 10´ del partido, tras un gol de Alonso Galdós que levantó la polémica para el conjunto playero por un supuesto offside. El encuentro prosiguió, estando muy disputado, muchas divididas y oportunidades en ambas áreas. Por parte de Playa del Sol, Franz Hudwalcker, no estuvo muy fino, pero un equipo está compuesto por once jugadores y así, tras un buen centro, Walter Pasache ponía de cabeza el empate final ante un Ennio Gamarra que intentó sacarla de su arco, pero no alcanzó.

Ya en la tanda de penales cualquier cosa podía pasar y la suerte jugó para el conjunto playero. Dos penales fallados por parte de Real Club y uno por parte de Playa del Sol, metía al equipo amarillo a la final de la Copa Liga.