El delantero peruano del Boavista de Portugal, Iván Bulos, usó las redes sociales para anunciar que el estado de su lesión no es el esperado

>> Dura lesión deja a Iván Bulos fuera de la convocatoria

Ricardo Gareca convocó a Iván Bulos para los dos últimos partidos de la Eliminatoria Sudamericana para Rusia 2018, lamentablemente, durante los entrenamientos en la Videna, el delantero sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha que lo sacó de la convocatoria y hasta el momento lo mantiene lejos de las canchas.

Estaba calculado que en la primera semana de abril Bulos estaría al cien por ciento. Sin embargo, los pronósticos no se cumplieron y en el marco de las recientes victorias sobre Croacia e Islandia, el delantero usó las redes sociales para despedirse de la oportunidad de jugar la Copa del Mundo.

“A veces uno tiene sentimientos encontrados y hoy es una de esas veces. Me pone muy contento que le esté yendo tan bien a nuestra Selección y a mis compañeros. Por otro lado, me causa tristeza saber que no voy a poder tener la posibilidad de luchar por un lugar en el grupo y representar a nuestro país en un Mundial. Estos meses vienen siendo muy duros y complicados para mí, ya que enfrentar esta lesión ha sido un desafío que requiere mucho esfuerzo. No fue fácil, pero tenía la ilusión de poder pelear por un cupo, lamentablemente mi proceso de recuperación me lo impide debido a que tardará más de lo planeado”, escribió Bulos en su cuenta de Instagram.

“A pesar de esto, pienso a futuro y en todo lo que me queda por delante en mi carrera. Gracias a mi familia, a mi novia, a mis amigos y a toda la gente que este día a día conmigo ayudándome con la recuperación. Por último, quiero desearles mucha suerte a mis compañeros en este mundial y felicitarlos por todo lo que están logrando. Mi motivación hoy en día es regresar más fuerte que nunca y ser ejemplo que las adversidades se pueden superar”, expresó.

Neymar asusta en Brasil
Rusia 2018

Brasil se prepara para enfrentar a Costa Rica el viernes en San Petersburgo

>> ¿Qué dijo Pekerman tras caída de Colombia ante Japón?

En el entrenamiento del martes de Brasil, Neymar, la figura del equipo, asustó a todos. El atacante abandonó la práctica acompañado del fisioterapeuta de la selección sudamericana, Rodrigo Mazziotti.

Una molestia en el tobillo de la pierna derecha obligó al jugador del París Saint-Germain a dejar los trabajos que la 'Canarinha' cumplía en Sochi con miras al encuentro contra Costa Rica, a jugarse el próximo viernes en San Petersburgo.

Lo ocurrido impactó a la prensa, pero todo volvió a la calma cuando la selección brasileña se pronunció indicando que la salida del entrenamiento del futbolista fue para preservarlo.

Los dolores de Neymar están localizados en el tobillo derecho y fueron causados por golpes que recibió durante el debut de Brasil en el Mundial el domingo pasado en Rostov frente a Suiza (1-1).

Aquino reemplazará a Tapia
Selección Peruana

Una de las variantes para enfrentar a Francia y que parece estar confirmada por el comando técnico de la Selección Peruana es la de Pedro Aquino por Renato Tapia en el mediocampo.

>> Un "vida o muerte" para Luis Advíncula

Tapia sufrió un golpe fuerte en la zona lateral de la cabeza en el partido contra Dinamarca y tras habérsele practicado una resonancia magnética que no arrojó problemas mayores, se tomaría las precauciones del caso para no exigir al futbolista del Feyenoord.

El reemplazo natural de Tapia es Aquino, ahora jugador del León de México. Pedro se ha ganado la confianza de Ricardo Gareca para afrontar partidos importantes cuando no se pudo contar con Renato.

Son jugadores diferentes, aunque con la misma tarea: ser el ancla del equipo. Es decir, jugar siempre por delante de los dos defensores centrales peruanos. Y servir como primer pase en el progreso de las jugadas de ataque.

Aquino es un jugador que se asocia bien, duro para la marca y con buen salto. Probablemente su mejor virtud esté relacionada a siempre estar cerca de la posición de la pelota, con una buena lectura de lo que pide cada jugada.