Pensando en las Eliminatorias Qatar 2022

Pensando en las Eliminatorias Qatar 2022

Escribe Daniel Cáceres

Como sostuvo Juan Carlos Oblitas en una entrevista reciente, el objetivo de este proceso es ir a otro mundial. Por esa razón, el presente análisis se enfocará en las fortalezas y debilidades observadas en la recién culminada Copa América Brasil 2019. Antes de ello, un breve balance sobre el segundo puesto obtenido.

El Balance
El balance general de la Copa América 2019 es muy positivo. Por un lado, a nivel de resultado, hemos conseguido llegar a una final de Copa América luego de 44 años, la cual supimos ganar en aquel entonces (1975) al seleccionado colombiano. Asimismo, si dejamos de contar la Copa América Centenario 2016 que se celebró en Estados Unidos y en la que quedamos quintos, hemos mejorado nuestra producción luego de quedar terceros en 2 oportunidades: 2011 y 2015. Por otro lado, a nivel de desempeño, mostramos 2 facetas: a) una irregular durante la fase de grupos y b) otra más sólida en las fases finales. Esto último tiene su explicación, la cual veremos a continuación en el análisis de la fortalezas y debilidades.

Las fortalezas
- Tener un plantel consolidado: A pesar de que poseemos un universo corto de jugadores, tenemos casi el mismo plantel de hace 4 años y ello supone una ventaja importante versus equipos como Argentina y Paraguay, los cuales aún están en vías de consolidación.

- Recuperación y afianzamiento de nuevos elementos: En ese sentido, es importante señalar la recuperación de jugadores que han sido parte de procesos anteriores como Zambrano, 'Canchita' Gonzáles y Ballón, así como también el afianzamiento de un jugador como Abram en la defensa, zona que tras el mundial había quedado huérfana sin la dupla Rodríguez-Ramos. Con respecto a 'Canchita', creemos que es una buena opción a Yotún, precisamente lo que hacia falta.

- El funcionamiento: Gareca ha encontrado un esquema que funciona aún para este plantel. Cuando Perú utilizó el clásico 4-2-3-1, sobre todo tras la fase de grupos de la presente Copa América, mejoró sustantivamente. ¿Por qué? Porque ya son casi 4 años los que venimos jugando bajo dicho esquema y más o menos con los mismos intérpretes. Ello ha contribuido en la generación de automatismos y, por ende, en un mejor funcionamiento colectivo.

- Prueba de nuevos sistemas: Una de las principales conclusiones tras el mundial fue las pocas alternativas tácticas que teníamos al esquema clásico (el 4-2-3-1). Por ello, es un paso adelante haber probado otras alternativas como el 4-3-3 con “canchita” al costado de Yotún y el 4-4-2 con Farfán de segundo delantero durante la fase de grupos. De seguro, estas variantes serán necesarias durante las eliminatorias.

- 'La cabeza del equipo': Lo que suele suceder tras un logro importante, como ir a un mundial para un país que no suele hacerlo, es el conformismo. Esta copa nos ha demostrado que la motivación por ir a otro mundial se mantiene intacta. Otro punto es la fortaleza mental y/o resiliencia colectiva. Más allá de que no pudimos recuperarnos ipso facto tras los 2 primeros goles de Brasil en el partido que nos golean 5 a 0 en la fase de grupos, el equipo sí supo responder tras dicha goleada y llegar a una final. Asimismo, es importante mencionar la autoconfianza y/o roce que ha ganado este plantel. Ya no miran de abajo para arriba, ahora miran de frente y están convencidos de que pueden competir con los 'grandes'.

- La gestión del entrenador: Creemos que, contrariamente, a lo que piensa un sector de la hinchada, la gestión de Ricardo Gareca no tiene tintes de 'argolla'. Supo sacar a supuestos “pesos pesados” como Carrillo (uno de los mejores del mundial) y Flores (uno de los más queridos por la hinchada). En su momento no llamó a Cueva para probar otras alternativas y confiamos en que seguirá tomando decisiones acertadas en pro del desempeño del equipo. Eso sí, creemos que no hace muchas pruebas por lo siguiente: a) el universo corto de jugadores no lo permite y b) no desea hacer modificaciones estructurales tan grandes que le quiten solidez al equipo. Ha encontrado un grupo, confía en este y ajusta lo necesario.

Las debilidades
- Universo corto: Lo mencionamos antes. A pesar del retorno de algunos jugadores a la selección, el universo sigue siendo corto y eso afecta en un torneo tan largo como nuestra eliminatoria. La defensa, donde parecía haber más dudas, se ha afianzado. Sin embargo, Trauco no tiene un competidor aún por izquierda. Por las bandas necesitamos más alternativas a Carrillo, Flores, Hurtado y Polo, sobre todo con un perfil de jugador que busque el uno contra uno. Cueva tampoco tiene mucha competencia como '10' pues Benavente no se ha afianzado aún en el equipo y Farfán, al parecer, está más para ser “9” que “10”, pues no presionó la salida de los rivales cuando le toco ser “10”. Tampoco se vislumbra un recambio para Guerrero y Farfán en la posición de centrodelantero. Ruidiaz es una opción, pero no termina de acomodarse al funcionamiento del equipo.

- Poca materia prima: Lamentablemente, la liga peruana no es una buena fábrica de talento y tampoco tenemos muchos jóvenes en el extranjero que estén adquiriendo roce. Esperemos que los Da Silva, Succar, Pretell, Quevedo, Polar, algunos de los cuales veremos en los Panamericanos, crezcan pronto. Asimismo, esperemos que jugadores más jóvenes como Paulo Gallardo, Mauricio Matzuda, Yuriel Celi, Oscar Pinto o Kluiverth Aguilar sean una opción en los siguientes años.

- Poco desequilibrio del equipo: Nuestro equipo es ordenado tácticamente. Trabaja bien la posesión y las transiciones en ataque, principalmente en contragolpes. Sin embargo, somos un tanto predecibles. Nuestros jugadores en ofensiva, salvo Carrillo, no buscan el uno contra uno en jugadas que lo ameritan. Por esa razón, muchos aficionados pedían la titularidad de la 'Culebra', a pesar de que haya estado en un menor nivel durante la presente copa, quizás al haberse incorporado tras una lesión y un tiempo de para de una liga no tan competitiva.

- Pocas alternativas tácticas: A pesar de haber probado nuevos sistemas, al menos debemos consolidar un 'plan b' para defender y otro para atacar, pues nuestro harto conocido 4-2-3-1 ya es más fácil de referenciar. En especial para atacar, pues nos cuesta mucho cuando el rival se tira atrás. En ese sentido, el 4-4-2 es una alternativa interesante; sin embargo, creemos que no ha funcionado la dupla en ataque Guerrero-Farfán juntos por lo siguiente: a) perdemos sorpresa, pues Farfán ya no tiene la velocidad de antes, b) al parecer Guerrero se siente incómodo tirándose hacia un lado del ataque y c) si bien hay una presión alta durante la salida del rival, queda un hueco muy grande en el medio que puede perjudicar la labor de Tapia-Yotún. Quizás una mejor alternativa es el 4-3-3, pues ganamos posesión en el mediocampo, la cual favorece la elaboración. Sin embargo, como mencionamos antes, debemos tener más opciones por banda, pues esta formación requiere de extremos desequilibrantes y en eliminatorias no siempre van a estar disponibles Carrillo o Flores.

Finalmente…
Esperemos que el equipo en los próximos meses pueda desarrollar algunos de los puntos mencionados, pues las siguientes eliminatorias va a ser más difícil y pareja que la anterior. Esperemos también, que nuestros 'referentes' sean más regulares en sus equipos y que migren a equipos y/o ligas más competitivas.

Paolo cae en la primera final de la Copa Brasil
Peruanos en el exterior

Inter de Porto Alegre perdió 1-0 en su visita a Athletico Paranaense. Bruno Guimaraes anotó en el minuto 58. Paolo Guerrero jugó todo el partido. La revancha se juega el próximo miércoles en el Beira-Rio.