Por Omar Quispe Navarro

Mantener la calma luego de la gran ilusión que generó la Selección al final de la Eliminatoria Francia 98, fue el principal obstáculo para regresar a una Copa del Mundo. La Eliminatoria Rusia 2018 nos deja importantes reflexiones que deben perdurar en el tiempo, más allá de lo que pueda suceder al final del partido con Colombia.

1. No estamos eliminados en la cuarta fecha, ni tampoco clasificados.
Perú en la cuarta fecha solo sumaba 4 puntos, los que no aumentaron al final de la sexta. Nos acostumbramos a decir “ya estamos eliminados” rápidamente, algo que también pasó en las Eliminatorias para Corea Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Mantener la convicción que mostró Gareca, por encima de los resultados, es algo que no debemos olvidar jamás. Por otro lado, un buen inicio tampoco asegura nada, el ejemplo más claro son los 12 puntos que sumó Ecuador en las cuatro primeras fechas del camino a Rusia 2018.

2. No estamos por encima de ningún rival, ni tampoco por debajo
Las décadas del 70 y 80 nos hicieron sentir un grande del fútbol sudamericano, erróneamente hemos mirado por encima del hombro a Ecuador, Bolivia y Venezuela, pensado que a Chile y Argentina siempre “les hacemos grandes partidos” y que perder 1-0 con Brasil es meritorio. Las distancias en el fútbol sudamericano se acortaron, nadie gana con la camiseta o por el peso de la historia, tenemos jugadores capaces de sumar en Quito, Asunción y Buenos Aires, como Venezuela está en capacidad de sumar puntos en Lima.

>> 5 motivos que hacen de Colombia el rival más complicado

3. El grupo por encima de las individualidades
Los jugadores son lo más importante en el fútbol, pero no a nivel individual, es el grupo de futbolistas lo que se debe cuidar como lo más valioso, ya que la convicción se contagia viendo el ejemplo del compañero. Gareca decidió depurar (renovar) el plantel de la Selección sin cerrarle la puerta a nadie, dejando claro que los nombres se respetan, pero no son irremplazables. Por primera vez en mucho tiempo, la camiseta se volvió sinónimo de compromiso antes, durante y después de los 90 minutos.

4. Nadie en mejor posición que el DT
Las decisiones de Gareca sorprendieron de diversas maneras. La convocatoria de Cueva para la Copa América del 2015; las ausencias de Pizarro, Vargas, Zambrano, Advíncula y Farfán en la Copa América Centenario; el regreso de Farfán; la titularidad de Cáceda ente Bolivia y Ecuador; o la presencia de Peña en el once inicial en La Bombonera, son algunas decisiones que fueron cuestionadas, pretendiendo tener un mayor conocimiento de la interna que el entrenador. De acuerdo o no, el respaldo hacia el DT es algo que no puede faltar.