Selección Peruana: El pase, un valor poco destacado

Selección Peruana: El pase, un valor poco destacado

Apuntamos una de las que consideramos es una de las principales virtudes en la Selección Peruana que dirige el argentino Gareca.

>> RICARDO GARECA Y LAS PRIMERAS PISTAS DEL REEMPLAZANTE DE GUERRERO

El pase es uno de los pilares del fútbol que pocas veces valoramos. El común de personas y periodistas nos detenemos poco a observar situaciones tan particulares que el juego ofrece. Mucho menos si se trata de un análisis tan minucioso, tan desapercibido como observar el protagonismo del pase como parte de un estilo.

Y no se trata únicamente de tomar cifras para deducir con números si un equipo es bueno o malo a nivel de pases errados o acertados durante un partido. Se trata de valorar, en cambio, la intención del mismo como sello registrado para valorar a qué se juega.

El pase en la Selección de Gareca es una virtud: el 83% de pases fueron acertados contra Uruguay en el Nacional de Lima.

Más allá de los números, de este equipo valoramos la intención de pase en Perú: siempre con la intención de romper una línea de presión, intentando que sea inesperado antes que advertido por el rival.?

La característica común del jugador que hoy representa a la selección es la técnica. Y la precisión. Para ejemplificar lo que vengo diciendo: en el gol de Guerrero a Uruguay. La jugada se inicia con un pase inadvertido por los charrúas que entrega Trauco a Yotún y que pasa en medio de dos futbolistas celestes.?

Ese pase se ha convertido en una virtud. Ese pase entre líneas, en busca del hombre libre, que se desmarca de la presión y que genera una progresión asociada en el juego frente a equipos ordenados en defensa como Uruguay.

De hecho, en los pases de construcción, ante Uruguay, concretamos el 80%, según estadísticas que tuvimos acceso. De hecho, sumamos más pases hacia adelante (309) que hacia atrás (133) en todo el partido, con un nivel de acierto de 79% y 94%, respectivamente.

Yotún fue vital en el empate de Guerrero (Esthefania Bedoya).

Quien mejor representa esta virtud del pase como sello del estilo de juego que propone Gareca es Yoshimar Yotún. El volante acertó 41 de los 51 pases de construcción que dio ante los charrúas, mientras que cuatro de cuatro en los pases de finalización.

En lo que probablemente fallamos es en la precisión del segundo pase. Y eso sucede porque tenemos poca sorpresa en los movimientos por las bandas.?

Imaginamos y concretamos en muchas ocasiones en el primer pase filtrado, lo que ya dijimos es una virtud, mas no en lo que puede generar un segundo pase a alta velocidad hacia un hombre libre que acompañe con sorpresa.

Ante Uruguay sucedió en una jugada en la que se generó un contragolpe en el que Paolo dio ese segundo pase en primera a Carrillo por la banda, y este decidió por la acción individual: su disparo terminó en saque de meta.?

El pase es una virtud. Y debe ser valorado como tal. Sobre todo cuando toma protagonismo como marca registrada de un estilo de juego.?

Hoy Perú combina bien las progresiones asociadas a través de pases con las respuestas individuales en el uno contra uno. Con el tiempo, el nivel de acierto será importante para medir qué tan bien lo ejecutamos.?