Mamá, papá, puedo morir en paz

Mamá, papá, puedo morir en paz

Por Mauricio Loret de Mola

Encadenados por las derrotas, sin poder gritar nuestras victorias al mundo, estuvimos contenidos por 36 años. Muchas niñeces se alimentaron de fantasmas cargados de escepticismo propios de un sinfín de marcadores dolorosos. Caídas categóricas, sin sustento, con un abismo donde no habían piedras por dónde empezar a trepar. Siempre nombres por encima de las funciones y futbolistas que, a pesar de tener todas las armas para triunfar, se confundían entre el montón por actuaciones y escenas propias de sus subdesarrolladas formaciones. Hay que sacrificar cosas para luego ganar y no viceversa.

A nosotros no nos engañan. No sabemos todas las barbaridades que suceden dentro de un vestuario, pero tenemos fuentes que nos descubrieron varias de ellas. Ricardo Gareca, apoyado y aconsejado por un ‘viejo zorro’ como Oblitas, supo elegir el momento exacto en el cual debía darle un vuelco a esta Selección. Vargas y Zambrano eran un revés para este grupo. Unido por cierto del que formaron un núcleo de jugadores comprometidos capaces de dejar la piel por cruzarse la banda en el pecho.

Pizarro fue uno de los que salió al frente a decir ‘esto es lo que hay’, antes de iniciar las Clasificatorias. Pero te equivocaste, Claudio. Claro que habían jugadores, aparte de los de mayor cartel. Gareca confió plenamente en su sensibilidad futbolística y confabuló un plantel ideado por futbolistas que destacaron en el Apertura peruano, dejando fuera a peces gordos de apellidos Pizarro, Vargas, Zambrano o Farfán, quien luego por mérito propio retornó para descubrir realmente de qué está hecho.

>> ¿Qué rivales podría tener Perú en el Mundial?

Recordemos que cuando el ‘Tigre’ le dio un giro de 180 grados a esta Selección, elementos como Edison Flores, Raúl Ruidíaz, Miguel Trauco o Aldo Corzo se desplegaban en el campeonato nacional. Eso sí, la Copa América Centenario fue el escenario perfecto para que algunos de los mencionados intérpretes dejen suelo peruano para triunfar en el extranjero y, a su vez, vayan ganado rodaje en el conjunto patrio.

Continuidad y trabajo. Aquellas fueron las palabras que lideraron el auténtico diccionario de Gareca. Un estratega que se cargó encima a un cúpula de ridículos periodistas nacionales durante gran parte del proceso para ratificarnos con una sucesión excepcional de triunfos continuos que sí podemos. Siempre con un discurso alineado al respeto y a la coherencia, y sin necesidad de regalarle a la prensa algún título de portada. La mesura y la humildad siempre arroparon su proceso.

Nosotros siempre creímos en Perú. Por eso es que creamos D’ENGANCHE, justamente para esta clasificación. De seguro que tras algunas derrotas vimos lejos en cierta instancia el Mundial, pero nunca dejamos de apoyar a los seleccionados. Varios de ellos amigos de la casa. Decimos amigos, aunque bajo el código que nos da el rótulo de periodistas. Y ahora nuestra profesión cobra más vida, porque el sueño de ver a Perú en el Mundial se hizo realidad. Una misión cumplida que nos libera de tantas recordadas derrotas de consecuentes llantos. En Rusia lloraremos al cantar, pero ahora de alegría. De emoción. Entonaremos más fuerte que nunca el ‘somos libres, seamos’, como nunca nadie nos oyó. Somos mundialistas, muchachos. Contra todo. Contra todos.

El no de Ibrahimovic a un partido con gol de Raúl Ruidíaz
Peruanos en el exterior

Seattle Sounders goleó 5-0 a Los Angeles Galaxy. Raúl Ruidíaz jugó los 90 minutos y anotó el último tanto del encuentro a los 67 minutos

>> Seattle Sounders dedica video al debut de Raúl Ruidíaz

Seis partidos y dos goles es el saldo de Raúl Ruidíaz en la Major League Soccer de los Estados Unidos. Coincidentemente, Seattle Sounders ha ganado todos sus partidos desde el debut del peruano. Un presente totalmente contrario al de Los Angeles Galaxy de Zlatan Ibrahimovic, club que desde el pasado 29 de julio no puede sumar de a tres y registran dos derrotas y dos empates en los últimos cuatro encuentros.

La gran ausencia del encuentro fue Ibrahimovic, el sueco había dejado muy en claro la molestia que le genera jugar en campos sintéticos como el del Centurylink Field de Seattle. "Creo que es una pena tener que jugar en cancha sintética, porque el fútbol no fue creado en este tipo de cancha. Únicamente he jugado un solo partido en campo sintético en mi vida, fue ante Portland Timbers y jugué 10 minutos, fue la peor cancha en la que he jugado. Eso lo dice todo", explicó el delantero a través de sus redes sociales.

Las declaraciones de Ibrahimovic pusieron en duda su presencia ante el equipo de Ruidíaz, algo que finalmente se concretó, ya que el sueco no apareció ni en la banca de suplentes. “Galaxy busca estar en el Top 3 del Oeste, pero tendrá que ingeniárselas muy posiblemente sin los hermanos Dos Santos por lesión y habrá que ver si Zlatan Ibrahimovic se anima a jugar en el pasto sintético de Seattle”, señaló la web de Univisión Deportes antes del partido.

La victoria permite a Seattle Sounders ubicarse en puesto de Playoffs, con 10 partidos por jugar para el final de la temporada regular.

Solo un buen debut para Cristiano Ronaldo en la Seria A
Resto de Europa

Juventus derrotó 3-2 al Chievo Verona con un Cristiano Ronaldo que no pudo anotar a pesar de jugar los 90 minutos

>> Cristiano Ronaldo responde a críticas por llegar a la Juventus

La liga italiana comenzó con la gran expectativa de ver a Cristiano Ronaldo defendiendo la camiseta de la Juventus de Turín. El actual campeón de Italia jugó de visita ante Chievo Verona en el estadio Marc'Antonio Bentegodi, escenario que hace 34 años registró el debut de Diego Armando Maradona con el Napoli.

Cristiano fue el único delantero en el 4-2-3-1 alineado por Massimiliano Allegri, por delante del tridente que conformaron el argentino Paulo Dybala, el colombiano Juan Cuadrado y el brasileño Douglas Costa. El portugués rozó el gol hasta en tres ocasiones, pero no pudo tener el debut soñado con su nuevo club tras nueve años en el Real Madrid.

El partido no fue nada fácil para Juventus a pesar de que se adelantaron en el marcador con un tanto de Sami Khedira (3’). El equipo local logró darle vuelta al score con goles del polaco Mariusz Stepinski (38’) y Emanuele Giaccherini (56’). Sin embargo, un autogol de Mattia Bani y una anotación agónica de Federico Bernardeschi (93’+1) sentenciaron el resultado.