Por qué hemos sido tendenciosos con Claudio Pizarro

Por qué hemos sido tendenciosos con Claudio Pizarro

Por Horacio Zimmermann

Es lo último acerca de Claudio Pizarro. Se volverá a tocar su nombre el día que haga goles en Alemania. En adelante, ya no merece que haya tanta polémica en relación con si debe o no ser convocado en caso Perú clasifique al Mundial. Las opiniones vertidas y comentarios de la gente y la prensa en general llevaron a concluir en estos puntos a continuación:

1. Vincular la ausencia de Claudio Pizarro a los buenos resultados que ha obtenido la Selección Peruana en las Eliminatorias es un mensaje malintencionado cuyo objetivo es hacer creer -o manipular- a la gente que era él una causa principal por la que el plantel no cuajaba.

2. Lo que hace esta afirmación, además, es restar importancia a los verdaderos méritos que tiene este plantel de jugadores. ¿Se pretende concluir que el éxito del equipo tiene que ver con la salida de Pizarro? ¿No es acaso tan precoz como afirmar que Perú está en el repechaje porque no está Burga?

>> Claudio Pizarro: “Es justo que ahora no sea parte de la Selección”

3. Para mí, Pizarro debió retirarse de la Selección una vez concluido el proceso de Markarián. De hecho, sigo pensando que, si nunca pudo ser con Perú el crack del Bayern, hoy, con 39 años, es menos probable que nos entregue rendimientos altos. Sin embargo, no por opinar de esta manera tengo derecho a buscar y exponer argumentos para dejar a Pizarro como el malo de la película o hacer creer que su influencia hará daño al clima en general y al plantel de jugadores.

4. Cuando se plantean los escenarios sobre una supuesta convocatoria de Pizarro, la mayoría de conclusiones están vinculadas a aspectos negativos -mas no los positivos-. Y puede que con razón. No obstante, esa práctica se interpreta únicamente como una conducta tendenciosa. Sugerir que su presencia puede generar un problema en el liderazgo de Guerrero no es otra cosa que buscar enemistad entre ellos y que la gente piense que entre ambos sucede algo malo.